Inicio / Ciencia / El Observatorio Astronómico del Ebro vigila con cámaras especiales los meteoritos

El Observatorio Astronómico del Ebro vigila con cámaras especiales los meteoritos

EFEFUTURO.- El Observatorio Astronómico del Ebro, perteneciente a la Universidad Ramon Llull (URL), ha instalado cámaras especiales para observar la entrada en la Tierra de fragmentos de asteroides y recuperar nuevos meteoritos.

En la imagen recreación que representa el impacto de un meteorito. EFE CSIC

En la imagen recreación que representa el impacto de un meteorito. EFE CSIC

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) gestiona desde el Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) una red de vigilancia para detectar meteoritos y bólidos en toda la Península Ibérica.

Esta red aún no disponía de ninguna estación de detección de bólidos meteóricos en la provincia de Tarragona, carencia que ha sido paliada con la incorporación de dos cámaras de videodetección en el Observatorio del Ebro, una de ellas de carácter estratégico, que registra todas las bolas de fuego que pasan por el cielo de Cataluña las 24 horas al día y los 7 días a la semana.
Según ha informado la URL, esta cámara trabaja paralelamente con otra del mismo tipo ubicada en la estación del Montseny, operada por el CSIC-IEEC.

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (o Red SPMN) estudia las órbitas de las rocas de origen interplanetario que entran sobre la Península Ibérica a velocidades de cientos de miles de kilómetros por hora.

Al penetrar en la atmósfera terrestre producen brillantes bolas de fuego y, en ocasiones, los bólidos meteóricos más luminosos pueden profundizar y generan rocas supervivientes que, al llegar a la superficie terrestre, son llamados meteoritos.

Una vez reconstruidas las trayectorias atmosféricas y la región de la bóveda celeste de donde provienen estas bolas de fuego, los científicos pueden determinar su órbita y conocer de dónde provienen.

Normalmente se trata de fragmentos de cometas y asteroides, pero también pueden ser rocas desprendidas de la Luna o Marte.

Según ha explicado el director del Observatorio del Ebro, David Altadill, “el estudio de su composición y origen resulta fascinante. Si sabemos de donde provienen podemos determinar la existencia de enjambres generadores de meteoritos, producidos por la fragmentación de asteroides o de cometas cercanos a la Tierra que podrían ser potencialmente peligrosos”.

Tres relevantes


Desde agosto, cuando el Observatorio del Ebro inició su colaboración con el CSIC-IEEC, hasta este febrero, han podido registrar varios bólidos meteóricos extraordinarios, aunque tres de ellos son “relevantes”.

El primero, el del 21 de octubre, producido por un fragmento del famoso cometa ‘1P/Halley’, que se pudo ver en toda Cataluña; el segundo, el del 24 de diciembre, que fue peculiar por ser un “bólido rozador”, ya que entró de forma tangencial en la atmósfera y salió después de nuevo al espacio interplanetario con una órbita acortada como consecuencia de este proceso.

El tercero fue grabado, en pleno día, el pasado 10 de febrero.

Altadill ha destacado que los meteoritos dan información sobre la materia prima con la que se constituye el sistema planetario y proporcionan claves fundamentales sobre el origen de los planetas y sobre el origen de la vida en la Tierra.

“Muchos asteroides y cometas contienen agua y moléculas orgánicas, que sólo podremos estudiar en caso de que se recuperen determinados tipos de meteoritos, las llamadas condritas carbonáceas o bien a través de misiones de recogida directa de muestras”, ha indicado el director de la Observatorio del Ebro.

Esto observatorio, con más de 100 años de historia, está regido por un patronato formado por la URL, el CSIC, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el Instituto Geográfico Nacional (IGN), la Generalitat, la Diputación de Tarragona, y la Compañía de Jesús. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…