Inicio / Ciencia / Revelada una de las etapas más tempranas de formación de las nebulosas planetarias

Revelada una de las etapas más tempranas de formación de las nebulosas planetarias

EFEFUTURO.- El Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (ESO) ha revelado, a través de algunas de las imágenes más nítidas jamás obtenidas, lo que parece ser una estrella envejecida ‘dando a luz’ a una nebulosa planetaria en forma de mariposa.

Fotografía cedida por el Observatorio Austral Europeo (ESO en inglés) que muestra, por primera vez, las imágenes más nítidas jamás obtenidas por el Very Large Telescope de una estrella envejecida 'dando a luz' a una nebulosa planetaria en forma de mariposa.

Estas observaciones de la estrella gigante roja L2 Puppis también mostraron claramente la existencia de una compañera cercana, ha informado hoy el ESO en una nota de prensa.
“Si las etapas de la muerte de las estrellas siguen planteando a los astrónomos muchos enigmas, el origen de nebulosas bipolares de este tipo, con sus complejas y atractivas formas de reloj de arena, resulta doblemente enigmático”.

L2 Puppis, que se encuentra a unos 200 años luz de distancia, es una de las estrellas gigantes rojas más cercanas a la Tierra de la que se sabe que está entrando en las fases finales de su vida.

Las nuevas observaciones con el modo ZIMPOL del instrumento SPHERE fueron hechas en luz visible utilizando óptica adaptativa extrema, una técnica que corrige las imágenes en un grado mucho más alto que la óptica adaptativa estándar, permitiendo ver con gran detalle estructuras y objetos débiles cerca de fuentes luminosas de luz.

Son los primeros resultados publicados de este modo y los más detallados sobre esta estrella.

Las nuevas observaciones muestran, con muchísimo detalle, el polvo que rodea a L2 Puppis, según el ESO.

Los astrónomos descubrieron que el disco de polvo comienza a unos 900 millones de kilómetros de la estrella -un poco más que la distancia entre el Sol y Júpiter- y desvelaron que emite llamaradas hacia afuera, creando una forma simétrica similar a un embudo que rodea a la estrella.

El equipo también observó una segunda fuente de luz a unos 300 millones de kilómetros -dos veces la distancia de la Tierra al Sol- de L2 Puppis. Es muy probable que esta estrella compañera, muy cercana, sea otra gigante roja de masa ligeramente inferior y menos evolucionada.

La combinación de una gran cantidad de polvo alrededor de una estrella que muere lentamente, junto con la presencia de una estrella compañera, nos dice que este es exactamente el tipo de sistema que se espera dé lugar a una nebulosa planetaria bipolar.

Parece que son necesarios estos tres elementos, pero también es necesaria una cantidad considerable de buena suerte para que finalmente emerja una mariposa celeste de esta polvorienta crisálida. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…