Inicio / Ciencia / El nobel Jean-Pierre Sauvage valora el nombramiento de Pedro Duque

El nobel Jean-Pierre Sauvage valora el nombramiento de Pedro Duque

El francés Jean-Pierre Sauvage, premio Nobel de Química 2016 por su aportación al campo de las máquinas moleculares, cree que el nombramiento del astronauta Pedro Duque como ministro es “una buena noticia” y ve “muy positivo” que la ciencia, la innovación y las universidades tengan ministerio propio.

Jean-Pierre Sauvage

El científico francés Jean-Pierre Sauvage posa en su laboratorio del Instituro de Ingeniería de la Ciencia Supermolecular de la Universidad de Estrasburgo, Francia. EFE/Dominique Gutekunst

En una entrevista con Efe, insta a abordar el cambio climático de manera más decidida: “Tenemos que ser todos muy activos, proactivos, e intentar reducir lo máximo posible la emisión de CO2. Es un problema muy serio para el planeta y no creo que la UE esté haciendo lo suficiente”.

Más investigación


También pide más apoyo para la “investigación básica, algo muy importante que debe ser sostenido y defendido porque está en el origen de toda la tecnología que empleamos hoy”. En campos como la medicina, la electrónica y muchos otros “todo lo que se pueda pensar procede de la ciencia básica en alguna etapa, quizás de hace veinte, treinta años o más”.

De ahí que sea partidario de financiar la investigación por “la vía de redes internacionales”, porque hoy en día la ciencia opera a un nivel por encima de los países: “Es una actividad internacional y su financiación debe ser también un proceso internacional”, en el que destaca el papel de la UE.

En su visita a la Universidad Autónoma de Madrid ha hablado de las máquinas moleculares, que “ya tienen aplicaciones comerciales importantes” y que son fruto, precisamente, de la “investigación básica”.

Premio Nobel


Sauvage inició su contribución a ese campo en 1983 cuando creó una familia de moléculas con anillos entrelazados -los catenanos- que pueden moverse de forma controlada y que le valieron el Nobel compartido con Fraser Stoddart y Bernard Feringa, también pioneros en esa área.

Son máquinas nanométricas, formadas por “moléculas susceptibles de ponerse en movimiento de forma muy precisa”, pudiendo actuar como motores rotatorios, motores lineales -como un pistón moviéndose en un cilindro-, contraerse o expandirse”, tras haber recibido un estímulo para hacerlo, explica.

Ya tienen aplicaciones comerciales “importantes, aunque no revolucionarias”, formando nuevos materiales extremadamente flexibles. “No se rompen, se pueden doblar como se quiera; si se arañan se autoreparan automáticamente; son usados para proteger smartphones y pantallas”, añade Sauvage.



Pero el futuro está en la “computación molecular”, ya que pueden almacenar y procesar información, como en un ordenador. La densidad de información almacenable en estos dispositivos es “enorme, mucho mayor que en transistores o chips de silicio. Hay posibilidades emocionantes de cara al futuro empleando máquinas moleculares”, asegura.

También en medicina, “aunque hoy por hoy sea un poco ciencia ficción”, las máquinas moleculares podrán “desplazarse en un fluido como la sangre y al mismo tiempo contener una molécula terapéutica para liberarla muy cerca de una célula cancerígena y matarla. Es un gran proyecto en el que trabajan muchos grupos y tendrá implicaciones muy importantes”, continúa.

El sueño de Sauvage


La fotosíntesis artificial es uno de sus sueños: “Ser capaces de romper la molécula de agua, con sus dos hidrógenos y oxígeno. Se necesita una gran cantidad de energía; es una reacción muy difícil de llevar a cabo y la energía que podría usarse sería fotónica, solar”.

Esto sería “algo grande, porque resolvería al mismo tiempo la crisis energética y el calentamiento global. Es una reacción de ensueño, pero muy difícil. Se está trabajando en ello desde hace setenta años”, agrega.

Sobre su relación con España destaca: “los mejores investigadores jóvenes que han trabajado en mi grupo son españoles”.


(Sin votaciones)
Cargando…