Inicio / Ciencia / Nueva vía de prevención del ictus, también combinada con dieta mediterránea

Nueva vía de prevención del ictus, también combinada con dieta mediterránea

Un grupo de investigadores españoles ha hallado una nueva vía de prevención del ictus, en la que han combinado genética, epigenética y dieta mediterránea.

Ciberobn

Los resultados de este trabajo se publican en la revista “The American Journal of Clinical Nutrition” y en él han participado científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

En concreto, el equipo liderado por Dolores Corella ha descubierto el efecto protector de un polimorfismo -regulado por el microARN-410- en el riesgo a padecer un ictus cerebral, así como su modulación a través de la dieta, ha informado el Ciberobn en una nota de prensa.

Este estudio se ha realizado partiendo de un trabajo del grupo de José María Ordovás, del Human Nutrition Research Center de Boston, en el que se había caracterizado de manera muy extensa la funcionalidad del microARN-410 y su asociación con los triglicéridos.

Ciberobn

Los microARN son trozos muy pequeños de ARN que no codifican proteínas y que se unen al ARN mensajero de otros genes e impiden que se exprese la proteína correspondiente.

Su descubrimiento es reciente y están siendo considerados los factores epigenéticos más importantes en la regulación de la expresión de los genes.

Después de una media de 5 años de intervención con dieta mediterránea, bien suplementada con aceite de oliva o con frutos secos en los 7.187 participantes del estudio PREDIMED, se compararon los resultados en dos grupos.

Así, en aquellas personas con genotipo TT (que permite la unión del microARN-410 y son un 45 % de la población) frente a las portadoras del alelo favorable C (un 55 %), que bloquea la unión del microARN-410 y activa el gen de la lipoproteinlipasa, una enzima que actúa como protector cardiovascular.

Se comprobó que el polimorfismo analizado se asocia con un menor riesgo de ictus cerebral en las personas portadoras del alelo C.

Paralelamente, se constató que la dieta mediterránea influía de manera muy significativa en los efectos del polimorfismo tanto sobre el ictus como sobre los triglicéridos.

Solamente cuando los portadores del alelo favorable C seguían una dieta mediterránea se observó que el efecto de protección frente a ictus era estadísticamente significativo.

En ellos la reducción del riesgo alcanzó un 42 % de protección.

Sin embargo, en los portadores del alelo C que no seguían una dieta mediterránea el efecto protector genético sólo fue del 6 %.

De esto se puede concluir que el factor protector inherente a la variante C se pierde con una dieta inadecuada, según las mismas fuentes.

Según la doctora Corella, “estos resultados tienen una gran relevancia porque por primera vez hemos demostrado la implicación de los microARNs, a través de sus lugares de unión al ADN, en los mecanismos protectores de la dieta mediterránea y hemos puesto de manifiesto la compleja regulación geno-epigenómica de estos efectos”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…