Inicio / Ciencia / Las aguas profundas de los océanos, potenciales almacenes de CO2 en el último período glacial

Las aguas profundas de los océanos, potenciales almacenes de CO2 en el último período glacial

EFEFUTURO.- Las aguas profundas del océano Pacífico ecuatorial albergaron aguas envejecidas que almacenaron una gran cantidad de CO2 durante la última glaciación, según un estudio internacional liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona.

El análisis de microfósiles de sedimentos marinos, como el de la imagen, indica que el océano profundo habría sido un potencial almacén de CO2 durante el último glacial. Imagen: Carlos Pelejero y Eva Calvo/ ICM-CSIC.

El estudio, que ha publicado la revista Nature Communications, ha revelado que hace unos 20.000 años, durante la época de máxima extensión de las capas de hielo en la última edad del hielo, las aguas profundas del Pacífico este ecuatorial estuvieron menos ventiladas, lo que, en principio, permitió acumular más CO2 y alejarlo de la atmósfera.

El trabajo apoya la teoría de que los océanos tuvieron un papel clave como responsables de los cambios en los niveles de CO2 registrados en la atmósfera durante épocas frías y cálidas.

“La ventilación oceánica hace referencia, principalmente, al tiempo que una masa de agua lleva alejada de la atmósfera, en profundidad, y que puede ser estimada a través del análisis del carbono 14 o radiocarbono”, ha explicado la investigadora del ICM-CSIC María de la Fuente.

Este elemento se forma en la atmósfera de forma continuada y es posteriormente incorporado por la biosfera terrestre y los océanos.

1.300 años más vieja


Los resultados de este estudio muestran la existencia de una masa de agua profunda unos 1.300 años más vieja que la actual en el Pacífico este ecuatorial, durante el último período glacial.

Con el inicio de la deglaciación, la señal de carbono 14 indica una “reactivación” de la circulación oceánica, cambio que coincide con el aumento de CO2 en la atmósfera.

“Estos resultados apoyaran la hipótesis de que los océanos almacenaron grandes cantidades de CO2 en profundidad durante el último glacial, regulando así la concentración atmosférica a escala glacial/interglacial”, ha apuntado la investigadora Eva Calvo.

La científica ha explicado que el radiocarbono decae con el tiempo, lo que permite estimar la edad de una masa de agua.
Así, cuanto más tiempo permanezca una masa de agua sin intercambiar gases con la atmósfera, menor contenido en carbono 14 tendrá y, por tanto, más envejecida y menor ventilada estará.

Una masa de agua envejecida, además, tiende a acumular más CO2 disuelto, procedente de la acción de los microorganismos que oxidan la materia orgánica.

En el trabajo, los investigadores han analizado la evolución de la ventilación del Pacífico este ecuatorial durante los últimos 25.000 años para ver si había una masa de agua profunda más envejecida que la actual, que pudiese ser responsable de los cambios atmosféricos acontecidos durante la última deglaciación.EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…