Inicio / Ciencia / Wörner (ESA) ofreció a Pedro Duque regresar al espacio como ministro

Wörner (ESA) ofreció a Pedro Duque regresar al espacio como ministro

El director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Wörner, ofreció al astronauta Pedro Duque volver a viajar al espacio, esta vez en calidad de ministro de Ciencia, pero el español rechazó esa posibilidad.

El director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Wörner. EFE/Javier Albisu.

El director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Wörner. EFE/Javier Albisu.

“Cuando le llamé para felicitarle le dije: ‘¿Pedro, por qué no tener un ministro en el espacio?’. Pero me dijo que no era posible”, comentó en una entrevista con Efe el máximo responsable de la ESA.

Pedro Duque, de 55 años y astronauta de la ESA hasta que se puso al frente del Ministerio de Ciencia el pasado 6 de junio, habría protagonizado su tercera misión espacial, una opción que estaba sobre la mesa antes de que asumiera responsabilidades de gobierno.

“Tuvimos algunas conversaciones con la delegación española para ver si podíamos tener nuevas misiones para él. No estaba decidido, no teníamos un plan concreto”, comentó Wörner.

Cuando supo que Duque había aceptado el ofrecimiento del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de convertirse en ministro, Wörner, conocedor de que una parte importante del sueño espacial reposa en la comunicación, probó suerte.

“Lo primero que pensé cuando me enteré fue: quizá sea el primer ministro en el espacio porque estaría preparado para volar y estábamos pensando cuándo ‘volarle’ de nuevo”, explicó.

No cierra la puerta a llevar a Pedro Duque al espacio


Entre bromas, el alemán no cierra definitivamente la puerta a tener un ministro europeo en el espacio: “Veremos si esto se puede mantener”.

Apunta que los empleados de la ESA no se jubilan hasta haber cumplido, al menos, los 60 años y recuerda que hay casos de astronautas longevos, por ejemplo, el estadounidense John Glenn, también cosmonauta y político, que despegó por última vez en una nave espacial a los 77 años.


El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, en su toma de posesión. EFE/Javier Lizón.


De hecho, Duque compartió vuelo espacial con John Glenn en el primer viaje fuera de la Tierra para el español, con 35 años, y el último del estadounidense, a punto de convertirse en octogenario.

Fue el 29 de octubre de 1998, a bordo del transbordador espacial Discovery durante la misión STS-95, con una duración de 9 días y consagrada a la investigación en falta de gravedad y al estudio del Sol.

Y volvió a abandonar el planeta azul en 2003, cuando pasó otros 8 días a bordo de la Estación Espacial Internacional como tripulante de la Misión Cervantes.

Antes que Duque, en 1995, había atravesado la atmósfera Miguel López Alegría, astronauta de la NASA nacido en Madrid y criado en California (EE.UU.) que previamente había renunciado a la nacionalidad española para obtener la estadounidense, por lo que Duque es el primer astronauta que viajó al espacio con nacionalidad española.

Pero no es el único caso de tránsito de la nave espacial a la política. Está el propio Glenn, el tercer estadounidense en salir al espacio (1962), el ser humano más mayor en hacerlo (1998) y, entre medias, senador por el Partido Demócrata (1974-1999).

Hay más ejemplos: el canadiense Marc Garneau, actual ministro de Transportes de su país; la francesa Claudie Haigneré, que fue secretaria de Estado de Nuevas Tecnologías (2002-2004) y de Asuntos Europeos (2004-2005); el italiano Franco Malerba, elegido eurodiputado en 1994 y dedicado después a la política municipal; o su compatriota Unmerto Guidoni, también europarlamentario (2004-2009).

Quienes en la ESA conocen al ministro español, y son muchos, hablan bien de Pedro Duque, tanto en el plano humano como en el profesional. Le consideran un buen científico, un buen gestor y un hombre de trato agradable.
Su punto débil para su nueva tarea, explica una persona que trata con él desde hace treinta años, puede ser su falta de experiencia política.

“Pero está casado con una diplomática”, comenta esa fuente en referencia a Consuelo Femenía Guardiola, esposa de Duque y actual embajadora española en Malta, a quien por su desempeño profesional se le supone un amplio bagaje sobre las relaciones de poder.

Un periodista finlandés que lleva décadas escribiendo sobre la galaxia y ha entrevistado varias veces a Duque le describe como “un tipo muy majo, un astronauta atípico” que “era un poco tímido y miraba al suelo” cuando respondía a la prensa antes de una misión.

Los pies en el suelo


“Es uno de mis astronautas favoritos, es una persona con los pies en el suelo”, dice el reportero nórdico.

El director general de la ESA, dejada de lado una posible tercera misión espacial de Duque, valora que su mero nombramiento, más allá del acierto que pueda tener en su gestión, lanza un mensaje de impulso a la ciencia.

“Quizá sea un buen mensaje político, en el sentido de que (los astronautas) pueden buscar soluciones rompedoras. Estoy muy contento de que haya conseguido el puesto y convencido de que puede hacer un gran trabajo”, dice Wörner, quien recuerda que los cosmonautas “siempre mencionan dos cosas al volver del espacio: la fragilidad de la Tierra y que desde el espacio no se ven las fronteras”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…