Inicio / Ciencia / Casi 300.000 firmas contra la “penalización de la maternidad” en la ciencia

Casi 300.000 firmas contra la “penalización de la maternidad” en la ciencia

Tres investigadoras presentarán mañana ante el Ministerio de la Ciencia las más de 295.000 firmas recogidas en una campaña para exigir medidas concretas que terminen con la discriminación por género y que la maternidad “deje de penalizar a las mujeres científicas”.

Instituto de Agro-biotecnología y Recursos y Naturales del CSIC. EFE Jesús Diges

La iniciativa fue lanzada por la directora de la Unidad de Nano-Oncología en el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (Instituto de Salud Carlos III), María de la Fuente, la ingeniera informática y doctora en Inteligencia Artificial Diana de la Iglesia y la bióloga y doctora en Neurociencias Carmen Agustín.

Las tres han explicado cómo la maternidad penalizó sus carreras a través de un vídeo que, con el hashtag #oCientíficaoMadre, ha sido compartido por decenas de mujeres cuyas trayectorias profesionales también se vieron afectadas tras quedarse embarazadas.

Este vídeo fue utilizado dentro de la campaña puesta en marcha por la investigadora De la Fuente en la plataforma Change.org el pasado mes de marzo, para exigir al Gobierno medidas que reduzcan la brecha de género en la ciencia.

Las casi 300.000 firmas recogidas en apenas un mes de plazo serán entregadas mañana en el Registro Civil del Ministerio de la Ciencia en Madrid.

Después, las tres científicas se reunirán con la secretaria de Estado de Ciencia, Ángeles Heras, quien también ha dedicado parte de su carrera profesional a la labor investigadora, y a la que presentarán un diagnóstico sobre “por qué hay discriminación”, así como posibles soluciones.

Caso a caso


De la Fuente ha explicado que, para ascender de puesto, tuvo que evaluarse “de manera obligatoria en condiciones claramente desiguales” por haber tenido dos hijos y no haber trabajado durante las bajas.

La científica ha denunciado que el Instituto de Salud Carlos III contabilizó como tiempo de trabajo su período de maternidad, por lo que, a la hora del ascenso, había acumulado menos méritos profesionales, “como si en ese período hubiese tenido que seguir dando conferencias, publicando artículos científicos, o registrando patentes”.

De la Iglesia, una de las coordinadoras de 500 Women Scientists Madrid -asociación por la equidad y la inclusión de la mujer en la ciencia- ha señalado que, también en su caso tras dar a luz tuvo que dejar un proyecto de investigación porque “me era imposible compatibilizarlo con la maternidad”.

“Esto, unido a la precariedad y la inestabilidad de los contratos científicos, me hace preguntarme si de verdad es posible ser científica y madre o si es necesario dar prioridad a una de las dos cosas”, ha añadido.

En cuanto a Agustín, retrasó su decisión de ser madre porque le pareció “demasiado complicado compatibilizarlo con las mudanzas continuas y los contratos precarios”. EFE

(Sin votaciones)
Cargando…