Inicio / Ciencia / Los rasgos de la personalidad afectan a la percepción del dolor

Los rasgos de la personalidad afectan a la percepción del dolor

Una personalidad sociable atenúa el dolor neuropático, pero intensifica la ansiedad, según un estudio hecho en ratones por investigadores del Laboratorio de Neurofarmacología de la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Imagen de archivo de un ratón de laboratorio. Crédito foto: Alexas Fotos, Pixabay

El trabajo, que ha liderado Rafael Maldonado y que publica la revista Neuropharmacology, ayuda a comprender algunos de los mecanismos que explican la variabilidad de las manifestaciones de dolor neuropático en función de los rasgos de personalidad.


El dolor crónico, un problema clínico grave con una gran carga económica y social, tiene actualmente un tratamiento de eficacia limitada y efectos adversos significativos.


Concretamente, el dolor neuropático aparece como consecuencia de una lesión traumática o degenerativa de las estructuras nerviosas, sin un estímulo evidente, es un dolor difícil de paliar con las terapias convencionales y puede llegar a ser severo e incapacitante.


Según la investigadora Miriam Martínez-Navarro, primera firmante del artículo, la alta variabilidad interindividual en las manifestaciones de dolor neuropático puede conducir a una respuesta diferencial de los pacientes a los tratamientos, lo que dificulta el establecimiento de pautas terapéuticas generales.


Las razones de esta variabilidad son en gran parte desconocidas y por eso los investigadores buscan identificar los factores que determinen la gravedad de las manifestaciones de dolor neuropático para poder adaptar el tratamiento a cada paciente.



La sociabilidad afectan a la intensidad del dolor


Siguiendo esta línea, los investigadores han evaluado en modelos de roedores como la sociabilidad, la ansiedad o la depresión afectan a la intensidad del dolor neuropático.


“De hecho, el rasgo de ansiedad aparece como un factor de vulnerabilidad que contribuye a aumentar el dolor, así como las consecuencias sobre la conducta emocional y la memoria. Por el contrario, una personalidad sociable ejerce una influencia positiva atenuando el dolor neuropático”, ha resumido Martínez-Navarro.




“Los análisis genéticos mostraron que los ratones con altos niveles de expresión de los genes en la amígdala que codifican unas proteínas involucradas en procesos inflamatorios y de sensibilización al dolor eran más sensibles al dolor y estos cambios también se correlacionan con los rasgos de personalidad”, ha detallado Maldonado.



“Los resultados de este estudio pueden ayudar a comprender algunos de los mecanismos que explican la variabilidad de las manifestaciones de dolor neuropático en función de los rasgos de personalidad, lo que podría favorecer el desarrollo de tratamientos personalizados más eficaces para el dolor crónico”, ha concluido Maldonado. EFE

(Sin votaciones)
Cargando…