Inicio / Ciencia / Un trabajo sobre el desarrollo embrionario del cerebro del pez cebra abre el camino a estudiar algunas enfermedades

Un trabajo sobre el desarrollo embrionario del cerebro del pez cebra abre el camino a estudiar algunas enfermedades

EFEFUTURO.- Un trabajo publicado en la revista Journal of Cerebral Blood Flow & Metabolism describe el papel clave de la proteína GLUT2 en el desarrollo embrionario del cerebro, lo que abre el camino para estudiar enfermedades y el modo en que la glucosa se regula en el cerebro.

Foto de archivo de peces cebra. EFE/Jose Manuel Vidal

Los responsables de esta investigación son científicos de la Universidad de Barcelona, quienes han realizado el trabajo en un modelo animal, el pez cebra.

En él se demuestra que la falta de la citada molécula altera el desarrollo de estructuras básicas responsables de la detección de los niveles de glucosa en el cerebro.

El nuevo trabajo abre la puerta al uso de este modelo animal para estudiar enfermedades causadas por variaciones en esta proteína, como el síndrome de Fanconi-Bickel, una enfermedad minoritaria originada por la ausencia de GLUT2 que provoca graves disfunciones del metabolismo de los glúcidos en hígado y riñones.

El estudio ha sido dirigido por el profesor del Departamento de Fisiología e Inmunología y del Instituto de Biomedicina de la UB, Josep Planas, y también ha colaborado la Universidad de Leiden (Holanda).

Según ha explicado Planas, el GLUT2 es un transportador de glucosa que permite la entrada de esta molécula -un monosacárido imprescindible para el funcionamiento del cerebro- en el interior de las células.

Con el objetivo de investigar la función de este transportador en el desarrollo embrionario, el equipo de la UB inactivó GLUT2 en embriones de pez cebra y observó qué diferencias se producían respecto al desarrollo de embriones normales.
“Cuando falta GLUT2, las células entran en apoptosis (muerte celular programada)”, ha indicado Planas.

“Además -ha añadido el investigador-, aparece alterada un área del cerebro que en los mamíferos se ha demostrado que sirve para detectar los cambios de los niveles de glucosa. Esta área también está implicada en la regulación del apetito, en el gasto energético y en la homeostasis de la glucosa”.

Este sistema detecta, por ejemplo, la falta de glucosa después de un ayuno o el exceso provocado por una ingestión de alimentos, y organiza toda la respuesta endocrina del organismo para mantener los niveles de glucosa necesarios para sobrevivir.

“En este trabajo demostramos por primera vez el papel esencial de GLUT2 en el desarrollo temprano. Además, también relacionamos la falta de GLUT2 con alteraciones de las estructuras que luego formarán parte de este sistema de regulación de la glucosa del cerebro”, ha resumido Josep Planas. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…