Inicio / Ciencia / El reptil marino con caparazón que habitó Guadalajara en el Triásico

El reptil marino con caparazón que habitó Guadalajara en el Triásico

Investigadores del Grupo de Biología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han descubierto una nueva especie de placodonto, un reptil marino con caparazón que habitó hace 235 millones de años, durante el Triásico Superior, en la zona de la actual Guadalajara.

Ilustración del cráneo de un placodonto, un reptil marino con caparazón y parecido a una tortuga que habitó Guadalajara durante el Triásico Superior. Crédito: Eloy Manzanero/UCC UNED

Detalle del cráneo del placodonto. Crédito: Eloy Manzanero/UCC UNED

En el hallazgo, que se recoge en un estudio publicado en la revista científica Papers in Paleontology, se han analizado los restos de un cráneo de este reptil extinto que “recordaba lejanamente a las tortugas”, según una nota de prensa de la UNED.
Los restos se han encontrado en el pantano de El Atance (Guadalajara), en el área que ocupaban las costas del antiguo Mar de Tetis, en el que habitaban “numerosos grupos” de reptiles acuáticos.

Esta nueva especie, denominada Parahenodus atancensis, está estrechamente emparentada con Henodus chelyops, un tipo de placodontos que habitó en Alemania y cuyos individuos se consideran “extraños” porque su modo de vida y alimentación era diferente al de los demás animales del linaje.

Estas características quedaron reflejadas en una morfología craneal “altamente especializada”.

Relaciones de parentesco problemáticas


Ilustración del cráneo de un placodonto, un reptil marino con caparazón y parecido a una tortuga que habitó Guadalajara durante el Triásico Superior. Crédito: Eloy Manzanero/UCC UNED

Detalle del cráneo del placodonto. Crédito: Eloy Manzanero/UCC UNED




Debido a esto y pese a haber sido hallado en los años 30 del siglo pasado, las relaciones de parentesco de Henodus con otros placodontos se han considerado problemáticas, según las mismas fuentes.

La nueva especie de Guadalajara presenta caracteres intermedios entre los Henodus chelyops y otras especies menos derivadas y generará “información relevante sobre la historia evolutiva de este grupo de reptiles” y facilitará una aproximación sobre las relaciones de parentesco.

Además de estos restos, en El Atance se han encontrado fósiles de otros reptiles marinos y se espera que el análisis de este yacimiento permita mostrar un paisaje “más ajustado” de lo que fueron las costas suroccidentales del Mar de Tetis a finales del Triásico. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…