Inicio / Ciencia / #Taldíacomohoy… de 1993… ¡Eureka! Resuelto el último teorema de Fermat”

#Taldíacomohoy… de 1993… ¡Eureka! Resuelto el último teorema de Fermat”

#Taldíacomohoy de 1993.- El matemático inglés Andrew Wiles demuestra el teorema de Fermat, una ecuación que ha tardado más de 350 años en resolverse. Así nos lo contaba, unos días después desde Washington, nuestro compañero Fernando Pajares.

Y es que Wiles, un matemático inglés que trabaja en Estados Unidos, consiguió demostrar esta semana en Cambridge (Inglaterra) uno de los mayores enigmas de las Ciencias Exactas.

Era, ni más ni menos, el último teorema de Fermat, aquél genio francés de los números que rivalizó con Descartes y dejó al mundo científico una sencilla ecuación que ha tardado más de 350 años en resolverse.

Pierre de Fermat (1601-1665) apuntó una simple ecuación en el canto de un libro, escrita en latín a mano, el año 1637. Y explicó, también con su propia caligrafía, que no le quedaba espacio suficiente para desarrollar la demostración. No lo hizo más tarde y murió sin aclararlo.

La fórmula de Fermat nos recuerda al viejo y famoso Teorema de Pitágoras, según el cual, la hipotenusa al cuadrado es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

Fermat dijo que “X” elevado a la enésima potencia, más “Y” elevado a la enésima potencia, no es igual a “Z” elevado a la enésima potencia si este exponente no es 2.

A saber: “X” al cuadrado más “Y” al cuadrado es igual a “Z” al cuadrado. Por ejemplo: 3 al cuadrado (nueve) más 4 al cuadrado (16) es igual a 5 al cuadrado (25). Pero sólo en este caso y con este exponente.

Esto formuló Fermat en el siglo XVII y esto es lo que acaba de aclarar el profesor Andrew Wiles.

Para la comunidad científica, el hallazgo ha cambiado el panorama de la matemática tradicional.

La ecuación era muy simple pero han tenido que pasar más de tres siglos y medio para demostrarla conforme a las leyes escritas y no escritas de las Ciencias Exactas.

Por Fernando Pajares Washington, 24 jun (EFE).- Después de llenar la pizarra de fórmulas y más fórmulas, el profesor Andrew Wiles, de la Universidad de Princeton (Nueva Jersey), sintió la inmensa alegría de escribir: L.Q.Q.D. (Lo que queríamos demostrar).

El diario “The New York Times” cuenta en su edición de hoy que, en 1815 y en 1860, la Academia Francesa de las Ciencias ofreció una medalla de oro y un premio de 300 francos de la época para quien consiguiera demostrar el último Teorema de Fermat.

En 1908 hizo lo propio la Academia Alemana, que elevó la recompensa a 7.500 marcos de principios de siglo.

Wiles empezó sus clases en Cambridge el lunes de esta semana.

Siguió el martes y el miércoles. Entonces nadie sabía que todo su vértigo científico lo iba a llevar hasta el “Teorema de Fermat”.

Sus colegas y discípulos asistieron asombrados al espectáculo de los números. No se lo podían creer. Andrew Wiles, de 40 años, sonrió delante de la pizarra en medio de una ovación entusiasta nada más escribir, tiza en ristre, “L.Q.Q.D.”.

Pudo demostrar que un viejo, viejísimo arcano de la ciencia, había sido resuelto para siempre. EFE fp/eb/jnr/fr
(Sin votaciones)
Cargando…