Inicio / Ciencia / Tecnología hecha en Galicia para la medicina del futuro

Tecnología hecha en Galicia para la medicina del futuro

Cámaras que calculan el ritmo cardiaco de una persona con sólo ver su cara o sistemas de sensores que hacen un seguimiento de los movimientos de un paciente son parte de la tecnología hecha en Galicia que en un futuro quizá no muy lejano podría facilitar la labor de los profesionales sanitarios.

Foto de un marcapasos. EFE/Handout

El centro tecnológico Gradiant ha organizado hoy en Vigo una jornada de demostraciones a profesionales y usuarios en la que también ha sido protagonista una aplicación de realidad aumentada que, incorporada a los volantes de cita previa, informa del ritmo al que corre la lista de espera el día de la consulta.
Javier Sánchez, investigador del área de información multimodal de Gradiant, explica a Efe el funcionamiento de una de las herramientas que mayor interés ha despertado en las demostraciones: un medidor del ritmo cardiaco a través de la captación de una secuencia de imágenes de la cara del paciente.

El sistema procesa las imágenes y, en función de las variaciones del flujo sanguíneo que se reflejan en el color de la piel, deduce la frecuencia del latido del corazón.

Tampoco necesita cables un medidor del ritmo respiratorio a través de un radar que realiza su cálculo en base al tiempo que transcurre entre que emite y recibe una señal dirigida a la cavidad torácica del paciente.

Jorge Munir, director de la unidad de comunicaciones de Gradiant, detalla a Efe que este tipo de tecnología no invasiva es especialmente aconsejable para pacientes de las unidades de quemados o para neonatos, aunque también puede resultar de utilidad para la monitorización de enfermedades del sueño como la apnea.

Este investigador también ha participado en el desarrollo de sendas herramientas de posicionamiento de gran precisión en espacios interiores, uno basado en ultrasonidos, mediante el uso de balizas y un móvil como receptor, y otro que emplea sensores inerciales para monitorizar los movimientos que realiza un paciente en cada momento.

Munir señala que una posible aplicación en el ámbito sanitario del segundo de los sistemas es controlar a distancia a personas con propensión a sufrir caídas o desvanecimientos, tanto si están ingresadas en hospitales o geriátricos como si viven solas en sus domicilios.

En el ámbito de la realidad aumentada, Gradiant trabaja en la aplicación de sensores en hospitales y centros de salud con instrucciones, por ejemplo, sobre cómo deben lavarse las manos los profesionales, o cómo una persona sin conocimientos médicos puede practicar maniobras de reanimación cardiorrespiratoria. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…