Inicio / Ciencia / Más temperatura, peor producción de leche de cabra

Más temperatura, peor producción de leche de cabra

EFEFUTURO.- Un nuevo trabajo ha analizado los efectos del estrés por calor sobre la producción de cabras lecheras de raza Murciano-Granadina y también los efectos de la adición del aceite de soja y del propilenglicol en su dieta.

EPA/FRANZISKA KRAUFMANN

Según los resultados, el aumento de la temperatura ambiente afecta de forma negativa a la producción de leche de las cabras.

Este estudio ha sido llevado a cabo por el departamento de Ciencia Animal y de los Alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y ha tenido en cuenta que, con el cambio climático, en los próximos años se espera un aumento en la frecuencia e intensidad de las olas de calor, una situación que provocará que los animales de ganadería tendrán que vivir bajo condiciones de estrés por calor.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos dividieron a las cabras lecheras en dos grupos para someterlas a condiciones ambientales diferentes.

Al primero se le hizo vivir a una temperatura de entre 15 y 20 grados día y noche, mientras que al segundo grupo se le sometió a estrés por calor con temperaturas diurnas de 37 grados centígrados y nocturnas de 30.

Las cabras sometidas a más calor presentaron una mayor temperatura rectal, ritmo respiratorio, consumo de agua y evaporación de agua mediante el sudor y el jadeo.

Además, la cabras sometidas al estrés de calor comieron entre un 20 y un 30 % menos de lo habitual, aunque las pérdidas en la producción de leche fueron de entre el 3 al 10 %.

Menos grasa


Los investigadores comprobaron, además, que la leche de las cabras acaloradas contenía menos grasa, proteína y lactosa.

La leche producida por estas cabras también tuvo un perfil anormal de coagulación, lo que, según el investigador Ahmed Salama, del Grupo de Investigación de Rumiantes del Departamento de Ciencia Animal y de los Alimentos de la UAB, “tendría un impacto negativo sobre la fabricación de queso”.

“Aunque las cabras sometidas a calor consumieron menos cantidad de alimento, no movilizaron sus reservas corporales de grasa, pero degradaron su tejido muscular para mantener los niveles de glucosa en sangre”, ha señalado Salama, que ha destacado que estos animales perdieron peso bajo las condiciones de estrés por calor.

Los investigadores también experimentaron con la adición de aceite de soja en las raciones de alimentos de las cabras, lo que hizo aumentar la grasa en leche un 30 % y el ácido linoleico conjugado (CLA) un 360 %.

Por otra parte, también comprobaron que el uso del propilenglicol en las raciones no mejoró la calidad de la leche.

“En consecuencia, se recomienda en la práctica el uso del aceite de soja, pero no el propilenglicol, para las cabras estresadas por calor”, ha resumido Ahmed Salama. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…