Inicio / Ciencia / Todos los continentes, afectados ya por el cambio climático

Todos los continentes, afectados ya por el cambio climático

El último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que oficialmente se divulgará el próximo lunes en Japón, constata que los impactos del calentamiento global ya son visibles en todos los continentes y traza un negro panorama si no se actúa a tiempo.

EFE/JIM LO SCALZO

El borrador final, al que ha tenido acceso Efe, que se discute esta semana en la ciudad japonesa de Yokohama, corresponde al Grupo II del IPCC, encargado de estudiar los impactos del cambio climático y las posibilidades de adaptación.
En esta ocasión, sus centenares de autores han dispuesto del más del doble de información que entre 2005 y 2010, lo que les permite afirmar que su trabajo se asienta sobre una gran “consistencia” para la adopción de políticas adecuadas.

Es uno de los textos más importantes del quinto informe general de este Panel de la ONU, la red científica más extensa del mundo dedicada a este fenómeno global, y una pieza clave en las negociaciones de las próximas cumbres de cambio climático.

Bajo el título “¿Cuáles son los impactos del cambio climático y cómo podemos gestionar los riesgos?”, el borrador asegura que los cambios derivados del ascenso de las temperaturas en el planeta “ya son visibles en todos los continentes y en la mayor parte de los océanos”.

El anterior informe del Grupo I, responsable de las cuestiones científicas, divulgado en 2013, concluyó que nunca antes se ha sabido de modo tan inequívoco que la actividad humana es la mayor responsable de esta situación.

La temperatura media ha subido 0,85 grados entre 1880 y 2012, un aumento que se ha acentuado en las últimas tres décadas.

Según este último informe, basado en miles de estudios, muchas regiones del globo están experimentando con mayor frecuencia fenómenos extremos como sequías y olas de calor, junto a graves impactos sobre la salud, las cosechas y los hábitats.

Sobre este último punto, explica que si la temperatura sube un grado o más, disminuirá la producción trigo, maíz y arroz en las zonas templadas y tropicales, alrededor de un 2 % por década hasta final de siglo.
A lo largo del siglo XXI, sigue el IPCC (siglas en inglés), las consecuencias del cambio climático se traducirán en un menor crecimiento económico, estimado en una reducción de la economía agregada mundial de entre un 0,2 y un 2 %.

Alerta, además, de que el calentamiento perjudicará gravemente a la seguridad alimentaria, que se “exacerbará en los países de rentas medias y bajas”, aparecerán nuevas bolsas de pobreza en las clases medio-altas y la brecha de las desigualdades se ampliará en los países ricos.

En el apartado de la salud, se advierte de que aumentarán los problemas sanitarios y enfermedades ya existentes en lo que resta de siglo en muchas regiones.

En cuanto a los ecosistemas, se afirma que algunos hábitats “únicos y amenazados” afrontan un enorme peligro si la temperatura media sube un grado. Y de alcanzarse los dos grados, los ecosistemas más perjudicados serán los arrecifes de corales y el Ártico.

De no tomarse medidas, habrá una regresión de los bosques entre los próximos diez y treinta años, con efectos sobre la biodiversidad o el almacenamiento de carbono (los bosques son sumideros de CO2, el primer gas responsable del cambio climático).

Por otro lado, “un importante número” de especies terrestres y de agua dulce afrontarán crecientes amenazas durante y después del siglo XXI.

Los riesgos de extinción se incrementan en “todos los escenarios” con los que trabajan los científicos (unas proyecciones que van desde el mejor al peor horizonte posible).

Durante este siglo, algunas especies no podrán moverse lo suficientemente rápido para evitar los impactos; algunos animales se desplazarán hacia latitudes más altas y, previsiblemente, la mayor tasa de extinción se registrará en zonas del trópico y “mares semi-encerrados”.

Sobre los fenómenos meteorológicos extremos, el Panel vaticina que serán más graves y frecuentes de subir la temperatura un grado y “moderados” de mantenerse las cosas como están.

Al respecto, asegura que a finales del siglo XXI, el número de personas expuestas anualmente a inundaciones de ríos, en comparación con el siglo anterior, será tres veces superior.

En 2100, de no adoptarse medidas, centenares de millones de personas serán víctimas de inundaciones costeras y tendrán que abandonar sus hogares.

Los cambios en los patrones pluviométricos alterarán los sistemas hidrológicos, afectando tanto a la disponibilidad de agua como a su calidad.

Por cada grado que se eleve la temperatura, disminuirá, al menos, un 20 % la cantidad de agua. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…