Inicio / Ciencia / Un fármaco reduce el daño cardíaco en infartos, según estudio de Fuster

Un fármaco reduce el daño cardíaco en infartos, según estudio de Fuster

La administración precoz de un fármaco intravenoso en las personas que sufren un infarto agudo de miocardio consigue reducir un 20 % el daño que sufre el corazón del paciente, según un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), que dirige Valentín Fuster.

Valentín Fuster. EFE/Angel Díaz

La reducción del daño que sufre el músculo cardíaco durante el infarto supone una “vida mejor y más larga para el paciente”, ha explicado hoy en rueda de prensa uno de los investigadores principales del estudio METOCARD-CNIC, Borja Ibáñez, acompañado por Valentín Fuster, que lidera el proyecto.

El trabajo prueba que si el fármaco metoprolol es aplicado de forma intravenosa durante el traslado al hospital del paciente, se reduce en un 20 % la “cantidad de gramos de corazón que se necrosan a causa del infarto”, ha indicado Ibáñez, cuyo trabajo se ha publicado en la revista médica estadounidense “Circulation”.

Durante la investigación, el fármaco, que tiene un coste de dos euros, se ha administrado a los enfermos en la ambulancia y después se ha procedido a la práctica clínica habitual en estos casos, la angioplastia (una intervención en la que se abre la arteria ocluida que provoca el infarto).

“La actuación rápida es fundamental”, ha afirmado Fuster, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, quien ha señalado que el estudio, iniciado en 2010 y realizado en 270 pacientes, ha mostrado “evidencias” de que cuánto antes se aplique el metoprolol, menor es el daño del tejido cardíaco.

El fármaco, conocido desde hace treinta años, pertenece a la familia de los beta-bloqueantes, y aunque no está comprobado que sea el único que consigue estos resultados, Ibáñez ha afirmado que es “el más eficaz” de los que han estudiado.

En la rueda de prensa también ha intervenido el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, quien ha destacado la colaboración entre los servicios de emergencia extra hospitalaria, los hospitales y el CNIC.

La investigación, íntegramente española y financiada con fondos propios del CNIC, ha contado con la participación de ocho hospitales de Madrid, Cantabria, Galicia y Castilla y León.

El doctor Ibáñez ha resaltado que además de ser “barato”, el fármaco produce resultados a largo plazo ya que, al reducir el daño producido en el corazón, los pacientes tienen menos probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca y demás complicaciones derivadas del infarto.

El próximo paso, según los investigadores, es un ensayo clínico más numeroso y continuar con un estudio internacional sobre la mortalidad a largo plazo.

La inmediata aplicación del fármaco en estos casos todavía no es obligatoria, ha comentado Ibáñez, pero es “muy recomendable”. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…