Inicio / Ciencia / Un mapa ‘escudriña’ China en busca de las zonas más contaminadas por arsénico

Un mapa ‘escudriña’ China en busca de las zonas más contaminadas por arsénico

Un grupo de investigadores ha logrado crear un mapa que escudriña, kilómetro cuadrado a kilómetro cuadrado, China, con el objetivo de establecer aquellas zonas con mayor riesgo de contaminación por arsénico en aguas subterráneas.

Casi 20 millones de personas en China viven en áreas de alto riesgo de contaminación por arsénico. Foto: cortesía del Profesor Sun, de la Universidad de Shenyang.
El trabajo, cuyo primer firmante es el español Luis Rodríguez-Lado, de la Universidad de Santiago de Compostela, se publica en Science y pretende servir de herramienta a las autoridades chinas para focalizar los esfuerzos de control de la contaminación por arsénico (el estudio estima que casi 20 millones de chinos viven en áreas de alto riesgo de contaminación).
El arsénico es una de las diez sustancias químicas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera más preocupantes para la salud y el límite recomendado en el agua potable es de 10 microgramos por litro.

Se necesitan muy bajas concentraciones para provocar daños, según Rodríguez-Lado, quien ha explicado a Efe que cinco años de exposición -consumo de agua o alimentos contaminados- ya producen efectos negativos: hiperpigmentación de la piel, trastornos en hígado y riñones y, en exposiciones largas, diversos tipos de cáncer.

En China, el envenenamiento por arsénico se conoce desde 1970, en zonas áridas, que dependen casi exclusivamente de las aguas subterráneas como fuente de agua.

Sin embargo, debido al tamaño del país y a la imposibilidad de ir muestreando físicamente pozo a pozo, “sólo se conocían los puntos calientes de contaminación”.

De ahí la importancia de este trabajo, que establece un método estadístico para predecir altas concentraciones de arsénico geogénico en aguas subterráneas.

Se trata, ha dicho Rodríguez-Lado, de una herramienta que establece, para cada localidad, la probabilidad de que existan concentraciones de arsénico superiores al límite de la OMS.

Para ello, expertos de la Universidad Médica China de Shenyang y del Instituto Federal de Ciencia y Tecnología del Agua de Suiza, además de Rodríguez-Lado, utilizaron datos de casi 450.000 pozos ya muestreados por técnicos chinos, que relacionaron con una serie de parámetros ambientales como el índice de humedad del suelo, la salinidad del mismo, su textura y datos geológicos, entre otros.

Todos estos datos y las matemáticas han hecho posible el mapa, que será entregado a las autoridades chinas.

La idea es que pueden directamente localizar aquellos lugares que, según el mapa, tienen mayor probabilidad de albergar altos niveles de arsénico para hacer muestreos, cotejar resultados y, en su caso, tomar decisiones (buscando, por ejemplo, fuentes alternativas de agua en acuíferos más superficiales).
Para Rodríguez-Lado, “el modelo nunca va a sustituir al trabajo de campo, pero orienta el muestreo y evita pegar tiros a ciegas”.

Según los cálculos del equipo, casi 20 millones de personas en China viven en áreas de alto riesgo de contaminación por arsénico, sobre todo en el norte (en el mundo se estima que unos 140 millones consumen agua subterránea con niveles superiores a los recomendados).

El estudio identificó grandes áreas, como las cuencas del Tarim (Xinjiang), Ejina (Mongolia Interior) y Heihe (Gansu), o de la llanura norte de China (Henan y Shandong), como zonas de alto riesgo potencial, según una nota de la universidad gallega.

Este problema, para Rodríguez-Lado, existe también en países del sudeste asiático, Europa central, suroeste de EEUU y en zonas del norte argentino y chileno.

El método, que ahorra costes y tiempo, se puede extender fácilmente, “pudiendo evitar casos de envenenamiento masivo por consumo de aguas contaminadas como el de Bangladesh“. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…