Inicio / Ciencia / Un nuevo hábitat subterráneo para la fauna terrestre

Un nuevo hábitat subterráneo para la fauna terrestre

Investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), de la Universitat de València y del Museo Nacional de Ciencias Naturales han descubierto un nuevo tipo de hábitat subterráneo para fauna terrestre.

Babosa marina ciega refugiada en una cueva submarina
Leopoldo Moro/EFE
Lo han bautizado como Medio Subterráneo Superficial Aluvial (MSS Aluvial) y está asociado a los cursos fluviales de aguas temporales, según un comunicado de la Universidad de Alcalá, divulgado hoy.

Los primeros resultados de la investigación acaban de publicarse en la revista científica estadounidense PLoS ONE.

En el curso de este trabajo se han descubierto también nuevas especies que actualmente se están estudiando para proceder a su posterior presentación.
El equipo de las dos universidades y del Museo de Ciencias Naturales desarrollaron una hipótesis científica sobre la más que probable colonización, por parte de fauna terrestre, de los espacios subterráneos subyacentes a los lechos fluviales.

Puesto en marcha un protocolo de estudio científico, confirmaron que el subsuelo de los cauces fluviales de aguas temporales son un “hervidero de vida” de muy diferentes procedencias ecológicas.

Las muestras se tomaron mediante la instalación de 16 dispositivos en el subsuelo (entre 75 y 100 centímetros de profundidad) de diversos enclaves de la comarca de la Marina Alta (Alicante), gracias a los cuales se capturaron un gran número de especies de invertebrados (mayoritariamente artrópodos) y se registraron datos de temperatura y humedad relativa para caracterizar este nuevo hábitat.

Una parte muy significativa de la fauna colectada es de hábitos higrófilos, geófilos, lucífugos y mesotermos.

También se hallaron especies que muestran rasgos marcadamente ripícolas (amantes de las orillas de los cursos fluviales activos), refugiadas de la sequedad ambiental del medio exterior.

Los resultados confirman que la red de espacios que se forman entre los depósitos aluviales de los cursos de agua temporales merece la categoría de hábitat.

Un hábitat carente de luz, extremadamente húmedo, amortiguador de los cambios bruscos de temperatura y que, a diferencia de otras tipologías de Medio Subterráneo Superficial (como son el MSS de roca madre y el MSS volcánico) es un hábitat muy inestable.

La reactivación del régimen hídrico, frecuentemente de forma convulsa como fruto de inundaciones puntuales, provoca crecidas que fomentan, inicialmente, la destrucción de estos depósitos aluviales y, por tanto, de este hábitat.

Con el final de las inundaciones se crean nuevos depósitos cuyos espacios subterráneos vuelven a ser colonizados, tanto desde áreas más profundas como desde medios más superficiales.

La fauna que vive en estos espacios es muy diversa, en unos casos residente habitual del subsuelo y en otros moradora accidental o forzada por la sequedad imperante en la superficie del suelo.

En los momentos de inundación esta fauna terrestre, o buena parte de ella, sobrevive en los espacios subterráneos que no son ocupados por el agua al quedar atrapada en ellos grandes burbujas de aire.

En esos momentos, según demuestra esta investigación, en el MSS aluvial pueden coexistir estas especies terrestres con otras típicamente acuáticas, moradoras de las aguas profundas y ambientes freáticos que elevan el nivel durante esos períodos de inundación.

Este nuevo hábitat no se circunscribe exclusivamente al Levante español, hallándose también en el interior peninsular y, con toda probabilidad, en otras áreas del mundo con regímenes climáticos fuertemente estacionales.

Los investigadores sospechan que el MSS aluvial podría desempeñar un papel importante como corredor biogeográfico subterráneo y como refugio de la fauna contra los cambios climáticos. EFE

 
(Sin votaciones)
Cargando…