Inicio / Ciencia / Un trineo movido por el viento circunnavergará el hielo de Groenlandia

Un trineo movido por el viento circunnavergará el hielo de Groenlandia

Cinco exploradores circunnaveragarán la superficie helada de Groenlandia por primera vez en la historia, con un recorrido de 5.000 kilómetros en 45 días, a bordo del “Trineo de viento”, un aparato móvil eólico desarrollado por el promotor de la expedición, Ramón Larramendi.

El investigador polar ha presentado hoy en el Real Observatorio de Madrid el octavo prototipo de este vehículo, capaz de desplazarse a unos 50 kilómetros por hora impulsado únicamente por la fuerza del viento gracias a una cometa que lo arrastra.

El equipo de esta expedición, que empieza el próximo 5 de mayo, lo forman los ingenieros españoles Manuel Olivera y Eusebio Beamonte, además del propio Larramendi, y Juan Manuel Viu, geólogo y piloto encargado de la coordinación logística. Asimismo, la danesa Karin Moe Bojsen y el groenlandés Hugo Svensson.

El objetivo será comprobar la eficacia del invento como vehículo al servicio de la investigación científica de los ecosistemas polares y el cambio climático, según los científicos.

Se trata de una alternativa totalmente limpia ya que se ha desarrollado a partir de la tecnología tradicional de los pueblos “inuit” (habitantes de Groenlandia), que consiste en anudar los diferentes listones de madera de fresno o fibra de vidrio formando usa superficie deslizante.

“La verdadera fuerza del trineo es su absoluta y extrema simplicidad”, ha explicado Larramendi.
Gracias a la flexibilidad de las cuerdas y los travesaños, el prototipo es capaz de superar obstáculos de hasta un metro de altura sin romperse, y en el caso hipotético de que esto llegara a suceder la reparación sería “extremadamente simple”.

Una tienda de pilotaje, un almacén y una tercera tienda habitable son los tres espacios equipados con placas solares que hacen de este tipo de expedición una alternativa más económica que las tradicionales, con un coste previsto de 60.000 euros frente a los “varios millones” que se suelen gastar para este tipo de proyectos.

En la rueda de prensa, Juan Manuel Viu, uno de los integrantes del equipo que monitorizará la operación, ha explicado que mientras el “Trineo de viento” se desplaza gracias a energía eólica y solar, otros “comboys” científicos suelen dedicar un 40 % de su peso y volumen al transporte de combustible.
La expedición llevará a cabo tres proyectos científicos del Instituto Pirenaico de Ecología: monitorizar la temperatura y la humedad relativa para trabajar sobre los modelos climáticos en Groenlandia, medir el manto de nieve y calcular la radiactividad ambiental en instalaciones militares abandonadas.

En vísperas de la partida, Larramendi ha confesado sentirse frente a un “triple desafío”: las temperaturas extremas, de unos 40 grados bajo cero, las posibles rachas de viento de hasta 150 kilómetros por hora y el reto de poner en marcha el trineo por primera vez en esta aventura.

“Además del componente de incógnita que conlleva el viaje encontramos el desafío de que, a pesar de los más de 15 años de trabajo, el desarrollo técnico llevado a cabo no se ha podido poner en marcha antes; no sirve probarlo en Finlandia o en los Pirineos y ésta será la primera vez”. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…