Inicio / Ciencia / Un turismo para lunáticos

Un turismo para lunáticos

EFEFUTURO.- Granada se suma al viaje estelar hacia un turismo astronómico y aprovecha la altitud del Veleta para acercar la luna a sus visitantes, una oferta que se complementa con rutas para disfrutar de estrellas y planetas visibles al amanecer o el Planetario del Parque de las Ciencias.

Luna llena. EFE/Orlando Barría

Viajar a la Luna y tocar las estrellas. O casi. El turismo astronómico, científico o natural crece a la velocidad a la que viajan los astros y se convierte en Granada en una herramienta para combatir la estacionalidad y sumar recursos, que no solo de la Alhambra y el morenito playero vive el sector.

Ver amanecer a los 3.398 metros de altitud del Veleta y rozar el techo de la península, tomarse un chocolate caliente bajo una lluvia de estrellas o desentrañar los misterios de un cielo sin contaminación lumínica se han convertido en un paquete vacacional perfecto para lunáticos.
“Cada vez se busca más un turismo de sensaciones, algo diferente al guía que te lleva como borregos”, ha explicado a Efe Marcos Villaverde, uno de los impulsores de la empresa “Ciencialia”, dedicada a desentrañar de manera divulgativa los misterios del cosmos y ofrecer un turismo familiar repleto de estrellas.

Esta empresa compuesta por doctores en Astrofísica con experiencia investigadora colabora con el Instituto Andaluz de Astrofísica y Cetursa, la empresa que gestiona la estación de Sierra Nevada, para acercar el firmamento a cada turista que busque una manera diferente de mirar al cielo.

El próximo 12 de agosto desplegarán los telescopios para disfrutar de las Perseidas con una oferta que incluye charlas divulgativas y juegos de aventuras para que los niños aprendan a conocer cada detalle del ‘techo’ del mundo desde los 2.700 metros de altitud de Borreguiles.

Sierra Nevada se suma al auge del turismo astronómico y con colaboradores como Ciencialia exprime las posibilidades, casi tan infinitas como el firmamento, de su riqueza ambiental.

Desde el Collado del Diablo, junto a los Peñones de San Francisco, el amanecer pinta a postal y las constelaciones y planetas se acercan al mundo terrenal para ofrecer otra manera de disfrutar el mundo. Si además en un verano de olas de calor se recomienda llevar ropa de abrigo, sobran las palabras.

Más allá de Sierra Nevada, la fusión de turismo, ciencia y arqueología presenta los destinos “arqueoastronómicos”, un viaje al pasado por yacimientos como los de Gorafe o Montefrío (Granada) que explica su orientación al solsticio de invierno, a la puesta de sol o a la luz de alguna de las estrellas.

Histórico resulta también el impacto de contemplar salir el sol desde el Veleta, sentado en uno de sus tajos y con las espectaculares vistas de Granada y la costa granadina, aunque la recompensa visual exige subir sus 3.398 metros.

Un “selfie” con la Luna


Los turistas más lunáticos tendrá el próximo 29 de agosto una oportunidad de fotografiarse con el satélite gracias a Cetursa y la empresa Astroturistas, que ofrecerán charlas divulgativas antes de una observación astronómica con seis grandes telescopios.

Para inmortalizar el momento y sentirse casi como Armstrong, este año ofrecerán un “fotocall” de dos metros de ancho por otros dos de alto para que el turistas se hagan un “selfie” con la luna, ha explicado el responsable de la empresa Astroturistas, Javier Sánchez.

A esta fusión de ciencia y ocio se ha sumado también el Parque de las Ciencias de Granada, que une a las actividades de su Planetario sus ‘Noches de Astronomía’ para ofrecer una sesión introductoria en el Observatorio Astronómico, realizar una observación con prismáticos y telescopios y aprender a identificar los astros más brillantes en el cielo. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…