Inicio / Ciencia / Una cerradura electrónica autorrecargable reduce un 97 % las emisiones de CO2

Una cerradura electrónica autorrecargable reduce un 97 % las emisiones de CO2

Técnicos del Instituto Tecnológico Metalmecánico (Aimme) han patentado una cerradura electrónica de puertas que se abastece de energía con el propio funcionamiento de su manivela, lo que permite reducir hasta un 97 % las emisiones de CO2 a la atmósfera respecto a otros mecanismos electrónicos.

El funcionamiento de este novedoso sistema autorrecargable y ecológico es muy básico, ya que la manivela de la puerta se acciona de la forma tradicional aunque al moverse “autoproduce la energía que necesita” y, al carecer de pilas o baterías, evita las emisiones de dióxido de carbono.

El responsable de la unidad de desarrollo del producto de Aimme, Luis Marín, explica a Efe que, además, la ausencia de cableado eléctrico en el sistema hace que la instalación sea muy fácil y que no precise de mantenimiento por lo que “los propios responsables de mantenimiento de un edificio pueden instalarlo”.

Tres formas de abrirse


Esta cerradura electrónica funciona con un software específico y puede abrirse de tres formas diferentes: accionando la manivela con una tarjeta de acceso, con el móvil a través de la conexión inalámbrica NFC o con la llave tradicional.

También es posible utilizar un código que da acceso a la puerta con una tarjeta de uso temporal, que sería esencial en casos de emergencia.

Así, la podrían usar bomberos o sanitarios para acceder a una vivienda donde haya cualquier emergencia e incluso serviría “para limitar las horas o días de acceso y las personas que entran por esa puerta”, añade Marín, para quien otra ventaja del sistema es que se pueden anular las tarjetas de acceso en caso de robo o extravío.

Los responsables del instituto valenciano consideran que el producto puede ser de gran utilidad para edificios del sector público, centros de negocios, hoteles o residencias de ancianos, “cualquier lugar donde se quiera instalar un sistema de control de accesos sin costes adicionales”, recalca Marín.

Sus creadores destacan como puntos fuertes de su producto que no necesita instalación y que es posible usar el móvil como llave para abrir la puerta.

Sólo para profesionales


Por ahora su aplicación se limitará a la venta para profesionales especializados, que serán quienes lo comercialicen por los centros empresariales o establecimientos hoteleros, aunque no descartan la venta al público en general porque ya trabajan en un software más básico, comenta Marín.

El coste de esta cerradura electrónica todavía se desconoce, aunque Marín asegura que será un “precio competitivo que se ajustará al precio de mercado”, ya que al no precisar de una instalación eléctrica se reducen los costes de fabricación.

En estos momentos, el proyecto se encuentra en fase de prefabricación y está buscando expertos industriales interesados en su producción, según Marín, quien ha explicado que el plazo para su comercialización podría estar “en torno a un año”.

1,2 millones


La manivela autorecargable ha sido posible gracias a la financiación de la Unión Europea mediante el programa de ayudas económicas “Ecoinnovation”, que ha aportado más del 50 % el presupuesto total de más de 1,2 millones de euros.

Luis Marín reconoce que les dotaron con esa ayuda porque su proyecto se ajustaba al máximo a los requisitos de que existía una necesidad de esta clase de producto y es ecológico.

“Un factor que valoraron mucho fue que no funcionaba a pilas, ya que en el mecanismo y en su reciclado se emplean muchos recursos”, añade Marín, que ha destacado que Aimme ha sido el único inversor español en la puesta en marcha de la manivela, debido a sus contactos con otras empresas europeas.

En concreto, esta tecnología ecológica se desarrolla en colaboración con la empresa alemana Horatio GmgH y la luxemburguesa Tuomi SA y ha sido reconocida con el premio “Green It” dentro de los “Best Practice Awards” tecnológicos. EFE

 
(Sin votaciones)
Cargando…