Inicio / Ciencia / Una clase en órbita para 60 millones de niños

Una clase en órbita para 60 millones de niños

Casi 30 años después de que la primera “profesora espacial” muriera en el accidente del transbordador Challenger, una astronauta china, Wang Yaping, dio hoy una clase desde el cosmos a 60 millones de niños chinos, un acto con el que Pekín quiere acercar un programa hasta ahora secretista y militar.

Varios estudiantes siguen por televisión las explicaciones de la astronauta china Wang Yaping en su aula del 2º instituto Pekín hoy, jueves 20 de junio de 2013 en Pekín (China). EFE/How Hwee Young
Varios estudiantes siguen por televisión las explicaciones de la astronauta china Wang Yaping en su aula del 2º instituto Pekín hoy, jueves 20 de junio de 2013 en Pekín (China). EFE/How Hwee Young
A bordo del laboratorio espacial “Tiangong I” (prototipo de la futura estación permanente china en el cosmos), Wang, de 33 años, enseñó a estudiantes de 80.000 institutos de todo el país algunos fenómenos de la física en gravedad cero, a través de una vídeo-conferencia que también emitió en directo la televisión pública CCTV.

Wang mostró el comportamiento en ausencia de gravedad de péndulos, giroscopios y gotas de agua, en una clase que en ocasiones recordó a un espectáculo de magia.

La astronauta preguntó cuestiones de física a los alumnos y respondió a sus dudas (uno de los estudiantes preguntó si en el espacio existían los conceptos “arriba y abajo”).

Es tan sólo la segunda vez en la historia de la exploración espacial en que se da una clase espacial, después de que la estadounidense Barbara Morgan tuviera una experiencia similar en la Estación Espacial Internacional en 2007, décadas después del primer y fracasado intento.

El 28 de enero de 1986, Christa McAuliffe, quien iba a ser la primera profesora en el espacio, murió junto a sus seis compañeros de viaje en el estallido del Challenger pocos instantes después de despegar, una tragedia que se emitió en directo y recibió gran atención mediática por la novedad de que ella era la primera civil que volaba al espacio.

Wang, por su parte, es comandante de las Fuerzas Armadas del Ejército Popular de Liberación, aunque ante los niños aparcó la marcialidad castrense y se mostró como una joven sonriente y relajada.

La prensa oficial destacaba hoy que Wang es natural de la provincia oriental de Shandong, la misma zona en la que nació el profesor más famoso de la historia nacional, el filósofo Confucio.

A 340 kilómetros de altura sobre la Tierra, Wang también presentó a los niños a sus compañeros de viaje, los astronautas Zhang Xiaoguang y Nie Haisheng, el comandante de vuelo.

Nie, el primer astronauta chino que repite viaje al espacio pues ya estuvo allí en 2005, pidió a los niños que “estudiaran mucho” y les deleitó con una flotante pirueta en el aire, en una postura similar a la de un monje budista meditando, con el fin de mostrar a los estudiantes el poder de la gravedad cero.

Los tres fueron lanzados al espacio el pasado 11 de junio, a bordo del “Shenzhou X”, y planean estar 15 días orbitando alrededor de la Tierra, por lo que regresarán al planeta la próxima semana.

Con la iniciativa de hoy, China, el tercer país capaz en lanzar astronautas al espacio (tras EEUU y Rusia), busca acercar a los ciudadanos de a pie, 10 años después de su primer vuelo tripulado, un programa hasta ahora opaco, por estar administrado por el Ejército Popular de Liberación.

Además, da un nuevo impulso a una iniciativa, las clases espaciales, que por su trágico inicio estuvo paralizada durante décadas.

La idea de dar clases en el cosmos fue una iniciativa del Gobierno estadounidense de Ronald Reagan, que creó el programa “Profesores en el Espacio” en 1984, y seleccionó a McAuliffe y Morgan (la segunda como piloto de reserva) entre 11.000 maestros de todo el país.

Tras el accidente de 1986, Morgan tardó 12 años más en viajar al espacio (en 1998, con el transbordador “Endeavour”) y 20 en dar una lección espacial similar a la que McAuliffe hubiera dado en 1986.

Morgan envió la semana pasada desde Los Ángeles una carta de felicitación a Wang Yaping, en la que le deseó éxito en su clase espacial “en nombre de los profesores y estudiantes de todo el mundo”.

“Estarás muy ocupada allí arriba pero saca un tiempo para mirar por la ventana”, señaló Morgan en su misiva a Wang.

El primer astronauta chino, Yang Liwei, viajó al cosmos el 16 de octubre de 2003 a bordo de la “Shenzhou V”, y la actual misión es la quinta tripulada en el programa espacial de China, cuyo objetivo principal es sentar bases para una estación espacial permanente en el cosmos hacia principios de la próxima década. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…