Inicio / Ciencia / Una imagen de lo invisible

Una imagen de lo invisible

Esta imagen, que contiene unos 2.000 agujeros negros supermasivos y más de cien cúmulos de galaxias, forma parte del estudio Cosmos, un proyecto que estudia la formación y la evolución de las galaxias recopilando las instantáneas realizadas por una gran variedad de telescopios espaciales y en tierra.

Esta imagen tomada por el telescopio XMM-Newton forma parte del estudio Cosmos. EFE/ESA

Cuando miramos el cielo por la noche sólo estamos viendo una parte de la historia: algunos de los eventos más potentes y energéticos del Universo son invisibles para el ojo humano e incluso para los mejores telescopios ópticos.

Afortunadamente, estos fenómenos son claramente visibles para los observatorios de alta energía, como el telescopio espacial XMM-Newton de la ESA, que observa el firmamento en la banda de los rayos X del espectro electromagnético.

Esta imagen tomada por XMM-Newton forma parte del estudio COSMOS, un proyecto que estudia la formación y la evolución de las galaxias recopilando las observaciones realizadas por una gran variedad de telescopios espaciales y en tierra.

La imagen contiene unos dos mil agujeros negros supermasivos y más de cien cúmulos de galaxias
Las pequeñas fuentes puntuales esparcidas por toda la imagen se corresponden con agujeros negros supermasivos que están devorando la materia de su entorno.

Todas las galaxias masivas presentan un agujero negro en su núcleo, pero no todos están absorbiendo materia de forma activa, un proceso que va acompañado por la emisión de potentes chorros y de radiación de alta energía.

Al ser tan energéticos, una de las mejores formas de observarlos es utilizando telescopios en la banda de los rayos X.

Las manchas de mayor tamaño, de color rojo y amarillo, son otra clase de monstruos cósmicos: cúmulos de galaxias.
Los cúmulos pueden albergar cientos de miles de galaxias en su interior, lo que los convierte en las mayores estructuras cósmicas cohesionadas por gravedad.

Las galaxias ocultas en estos cúmulos están rodeadas de gas caliente, que emite un brillo difuso en rayos X que puede ser detectado por telescopios como XMM-Newton.

Esta imagen combina los datos recogidos por el instrumento EPIC de XMM-Newton en las bandas de 0.5 a 2 keV (en rojo), de 2 a 4.5 keV (verde) y de 4.5 a 10 keV (azul), y abarca 1.4 grados a cada lado, el equivalente a casi tres veces el diámetro de la Luna llena. Estas observaciones fueron realizadas entre los años 2003 y 2005.  EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…