Inicio / Ciencia / Una molécula sintética, eficaz para tratar insuficiencia cardíaca en ratones

Una molécula sintética, eficaz para tratar insuficiencia cardíaca en ratones

Una molécula sintética desarrollada por investigadores de Brasil y Estados Unidos ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca en experimentos realizados en ratones de laboratorio y comenzará a ser probada en humanos en breve, informaron hoy fuentes científicas.

 

Imagen de archivo. EFE/Toni Garriga.

Imagen de archivo. EFE/Toni Garriga.

Esta molécula sintética, denominada Alda-1 y producto de un proyecto de investigadores de la Universidad estadounidense de Stanford y de la brasileña Universidad de Sao Paulo (USP), es capaz de activar la ALDH2, una enzima mitocondrial esencial para el buen funcionamiento de todas las células, incluidas las cardíacas.

“Esta enzima tiene gran importancia en la célula, ya que ayuda a evitar la acumulación de moléculas tóxicas y altamente reactivas producidas por la propia célula”, explicó Julio Batista Ferreira, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la USP y coordinador del proyecto, según una nota de la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financia parte del estudio.

De acuerdo con este investigador, “la deficiencia de la ALDH2 se viene asociando cada vez más a diferentes tipos de enfermedades”.

El experimento realizado en la USP demostró que la Alda-1, por su potencial para activar la enzima ALDH2, fue capaz de elevar en un 40 por ciento la capacidad de bombeo de sangre del corazón de ratones con insuficiencia cardíaca y, en consecuencia, puede ser una aliada en el tratamiento de este problema.

Los investigadores bloquearon una de las arterias coronarias de los ratones a estudio para inducir la insuficiencia cardíaca y, sin la irrigación de la sangre, el 30 % de las células cardíacas murió y el resto pasó a trabajar el doble para compensar la lesión.

“Comenzamos a suministrarles Alda-1 semanas después del infarto inducido y cuando los animales ya tenían la función cardíaca perjudicada. Después de seis semanas de tratamiento, registramos un aumento del 40 % en el volumen de sangre bombeado en los ratones tratados. En los ratones a los que se le suministró otras sustancias, la función cardíaca se redujo aún más”, dijo Ferreira.

Estudios anteriores realizados por Ferreira en la Universidad de Standford ya habían mostrado que el Alda-1 tiene potencial para proteger el corazón tras un infarto.

Los investigadores también descubrieron que los pacientes con insuficiencia cardíaca, por la falta de actividad de la ALDH2, tienen tres veces más moléculas tóxicas en circulación.

La estatal Fapesp anunció que la molécula será probada en humanos en el segundo semestre de este año, en principio lo relativo a su toxicidad, gracias a un acuerdo de la Universidad de Stanford con una empresa privada interesada en convertirla en un fármaco comercial. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…