Inicio / Ciencia / Rastreando células madre inyectadas en el corazón

Rastreando células madre inyectadas en el corazón

Científicos en EE.UU. han diseñado unas nanopartículas de sílice que es posible rastrear con ultrasonidos y resonancias magnéticas, una vez introducidas dentro de un organismo

Células madre
Pie de foto: Las células madre pueden adoptar las funciones de otras células especializadas de los organismos. Crédito: UC Irvine.

EFEfuturo.- Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (EE.UU.) ha desarrollado una técnica que permite seguir el rastro de las células madre una vez se han inyectado en el corazón.

Su método consiste en marcar dichas células con nanopartículas de sílice, que se pueden rastrear con ultrasonidos y con gadolinio, un elemento que altera sus propiedades magnéticas con la temperatura y se utiliza como contraste en las resonancias magnéticas.

El estudio intenta resolver los problemas que sufren los médicos e investigadores a la hora de distinguir las células madre una vez inoculadas en un organismo.

Sin un sistema de rastreo eficaz de las mismas, no pueden asegurar si están fijándose en las zonas que quieren.

Las células madre son una clase de célula con la capacidad de especializarse y cumplir cualquier función dentro de un organismo, por lo que se estudia su capacidad para regenerar órganos dañados.

“Todos los investigadores con células madre quieren situarlas en lugares concretos, pero lo cierto es que hasta ahora lo hacían a ciegas”, explicó el doctor Sanjiv Sam Gambhir, jefe de la unidad de radiología de la Universidad de Stanford. “Puedes usar ultrasonidos para localizar la aguja desde la que introduces las células madre al corazón, pero una vez que salen, les pierdes la pista”.

“Las promesas de las terapias cardiacas con células madre aún están lejos de cumplirse por completo, en parte por la baja tasa de supervivencia de estas, y su reducida capacidad de fijarse”, indican los investigadores.

En un artículo publicado en la revista Science Translational Medicine, los científicos afirman que las nanopartículas y el agente de contraste les permitieron rastrear las células madre inyectadas en el corazón de un ratón incluso dos semanas después de su inoculación.

“El agente nanométrico ha aumentado la capacidad de los ultrasonidos y la resonancia magnética un 700 y un 200 por cien respectivamente, y ha permitido rastrear estas células hasta 13 días después de su implantación”, afirman los investigadores.

El uso de los dos agentes de contraste no afecto, dicen los científicos, a las capacidades de fijación, reproducción y especialización de las células madre.

El equipo responsable de la investigación tuvo que desarrollar y fabricar las nanopartículas que han utilizado para rastrear las células madre. Estas tienen un diámetro inferior a una micra —una millonésima parte de un metro—.

A pesar de su reducido tamaño, su presencia en las miles de células madre que se inyectan en cada dosis permite detectar su presencia y su posición gracias a que reflejan los ultrasonidos.

De momento los experimentos se han realizado con ratones, y los investigadores creen que aún faltan años de estudio hasta que la técnica se pueda aplicar en humanos.

La universidad, por su parte, ha anunciado que ya ha registrado las patentes derivadas de esta investigación.
(Sin votaciones)
Cargando…