Inicio / Ciencia / La universidad ha llegado al límite en el descenso de inversión en I+D, según un informe

La universidad ha llegado al límite en el descenso de inversión en I+D, según un informe

El año 2014 ha supuesto un punto de inflexión en la Universidad para superar la crisis, pues parece que estos centros ya no van a gestionar presupuestos a la baja y se ha llegado al límite en el descenso de inversión en I+D, han destacado hoy los autores del último informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD).

El Centro de investigación biomédica de Barcelona. EFE/Toni Garriga

“Los recortes presupuestarios parece que están llegando a su fin” y todo hace pensar que la reducción de los presupuestos en la universidad “será mínima o inexistente”, aunque no se volverá a los niveles que había antes de la crisis, ha afirmado el coordinador general del informe 2014, Martí Parellada.

No obstante, ha dicho que se desconoce si volverá a aumentar el numero de universitarios después de que en los últimos tres cursos hayan descendido en más de 80.000.

Según el experto, no hay “estudios solventes” que expliquen con precisión las causas de esta disminución de alumnos, aunque ha citado el aumento de las tasas, la bajada demográfica en la franja de edad universitaria o el hecho de que hoy resulta casi necesaria una “dedicación exclusiva” para estudiar en una universidad.

Parellada ha reconocido que con tasas más altas y becas más bajas se hace “más difícil” estudiar en la Universidad, que todo ello es “una decisión estrictamente política” y que un cambio de tendencia corresponde a “los parlamentos correspondientes”.

La Fundación CYD, presidida por Ana Patricia Botín, tiene desde 2002 el objetivo de analizar la contribución de las universidades al desarrollo económico y social del país, ha recordado su vicepresidente, Francesc Solé.

Tanto Solé como Parellada han resaltado que la fotografía de la Universidad en 2014 es “un momento de inflexión”.

Para esta conclusión se basan en distintos indicadores del año pasado, en especial la mejora la inserción laboral de los titulados.

Así, la tasa de paro de los titulados universitarios descendió casi un punto y medio y la tasa de empleo aumentó más de un punto (entorno al 15 % en 2013), “una mejora más significativa en España que en la UE”, aunque en términos absolutos esos valores están por debajo de los europeos, han explicado.

Asimismo, los graduados superiores trabajaron en 2014 a tiempo parcial en menor medida que el global poblacional (12,6 % frente a 14,9 %) y su tasa de temporalidad fue menor (19,2 % frente a 22 %).

Pero un 37 % de los ocupados españoles con título universitario estaba en 2014 empleado en tareas que no eran de alta cualificación (datos Eurostat) y el 44,5 % de las egresados dados de alta en la Seguridad Social no pertenecían a grupos de cotización de tipo universitario.

De hecho, hay un desequilibrio entre las titulaciones más demandadas por los estudiantes y las de mejor inserción laboral. Entre las primeras están las ingenierías, matemáticas, física, química u óptica y, entre las segundas, periodismo, comunicación audiovisual, publicidad y relaciones públicas.

Otros puntos positivos detectados en el sistema universitario son que los presupuestos de ingresos indican un descenso del 1,7 %, el más reducido desde 2010; un esfuerzo para adaptarse al Espacio Europeo de Educación o que aumenta entre los egresados el grado de satisfacción en relación al nivel de formación recibida.

Las universidades también han gestionado “bien” la tasa de rendimiento de los alumnos, según Parellada, que ha mejorado y, por tanto, el nivel de formación.

Y todo en un contexto en el que por la crisis los gastos en educación superior en España han sido inferiores a los de la media de la OCDE.

Producción científica


En cuanto a la producción científica, el informe asegura que ha aumentado la producción (un 16 %) y que el 70 % se realiza en los centros universitarios, pero que ha bajado en liderazgo y excelencia.

Los expertos han señalado que esas tendencias “coinciden con un fuerte descenso de la inversión en I+D, tanto en gastos brutos como en porcentaje del PIB, así como en el volumen de recursos humanos dedicado a I+D”.

Y es que durante el año 2013, se ha mantenido la reducción del peso del gasto interno total en I+D sobre el PIB, situándose en un 1,24%, 0,7 puntos porcentuales por debajo de la media de la UE-28 y 0,8 por debajo de la UE-15.

Si nos centramos únicamente en el sector de la educación superior, las cifras de gasto interno en I+D en relación con el PIB (0,3%) también se siguen manteniendo por debajo de la media de la UE-15 (0,5%) y UE-28 (0,4%).
En las universidades públicas, los fondos generales universitarios siguen constituyendo la principal fuente de financiación del gasto en I+D, suponiendo un 58,7% del gasto total en I+D en el año 2013.

“Es imprescindible recuperar los fondos públicos y privados destinados a la investigación y transferencia”, han enfatizado.

El estudio termina proponiendo como retos el aumento de la competitividad y la bajada del desempleo. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…