Inicio / Entrevistas / Bachrach: “tu cerebro no quiere que pienses, quiere que hagas siempre lo mismo”

Bachrach: “tu cerebro no quiere que pienses, quiere que hagas siempre lo mismo”

“A la mayoría de los cerebros no les gusta cambiar. Les gusta lo constante, los hábitos, la rutina.. porque este órgano se dedica a una sola cosa: sobrevivir. A tu cerebro no le interesa cuánto pesas, si eres feliz o con quién vives… le interesa que vivas, que comas, que duermas, que te abrigues y que te reproduzcas, nada más”, advierte Estanislao Bachrach en una entrevista con Efe.

Bachrach sabe mucho de cambios radicales. Este divulgador argentino (Buenos Aires, 1971) es doctor en Biología Molecular por la UBA y por la Universidad de Montpellier (Francia).
Durante cinco años fue profesor y “científico de bata” en la Universidad de Harvard, donde además logró el Certificate of Distinction in Teaching Biological Sciences cuatro años seguidos y fue nominado al Joseph R. Levenson Memorial Teaching Prize, un prestigioso galardón que premia al mejor docente de la Universidad.

Pero entonces “tuve una crisis -comenta-, primero personal, después profesional, y quise hacer un cambio en mi vida y aplicar todo ese conocimiento con personas ‘normales’, en vez de con pacientes”.

Regresó a su país, se especializó en liderazgo, innovación y cambio, y estudió dirección de Empresas. “Y empecé a sin querer queriendo, como decía Steve Jobbs, a conectar los puntos y a darme cuenta de que los recursos humanos, el marketing… eran mundos relacionados con las empresas que podían estar interesados en mis campos: la creatividad y el cambio”.

En 2012 publicó su primer libro “ÁgilMente“, un ensayo que se ha convertido en “best seller” en Argentina.

En aquella obra, Bachrach animaba a utilizar la crisis para estimular la creatividad, y hoy, tres años después vuelve a España para presentar su nueva obra “En Cambio” (Editorial Conecta), que desde el punto de vista de un excientífico cuenta por qué resulta difícil abandonar hábitos y conductas (aunque sean perjudiciales para la salud), y por qué cambiar cuesta tanto.

“El libro es como una conversación entre tu mente y tu cerebro; explica cómo utilizar los pensamientos y deseos para convencer al cerebro de que quieres cambiar, de trabajo, de vida… Es un trabajo introspectivo de conocimiento personal, difícil pero posible”, dice.

“Lo más importante -explica Bachrach- es creer que es posible, y después hacer, pero siendo consciente de que te va a llevar tiempo, disciplina, esfuerzo, fracasos, emociones…”.

Conócete a ti mismo


El origen del cambio es conocerse a uno mismo, “dedicarse un tiempo para saber cómo somos y qué queremos”, algo que se puede conseguir (aunque es difícil y lleva tiempo) de muchas maneras: “Puedes hablar con un psicólogo, con tu pareja, con un cura, meditar, hacer deporte… da igual la disciplina pero hay que dedicar un tiempo a conocerse para saber lo que queremos”.

Imagen de Estanislao Bachrach

El siguiente paso es “creer que el cambio es posible. No puedo es la frase más autolimitante del mundo porque tu cerebro no distingue entre realidad y fantasía, sólo cree lo que tú crees. Si piensas que no puedes, entonces no podrás”, advierte.

Eso sí, los cambios deben ser pequeños pasos porque “la mayoría de gente fracasa porque quiere cambiar todo de golpe”.

Un cableado inmenso


Pero, ¿cómo reeducamos al cerebro? “Cuando haces algo por primera vez en tu vida, cien neuronas se agarran de la mano. Si repites ese acto, las neuronas se agarran con diez brazos, después con cien… una neurona puede estar conectada 2.500 veces con otra, y al repetir un acto creas un circuito neuronal, es decir, tus comportamientos son cables de acero hechos a base de repeticiones”.
“El cerebro es un gran cableado” y durante muchos años la ciencia intentó cortarlos (al menos los malos, dejar de fumar, por ejemplo); hoy la ciencia aconseja no cortar el cable, sino construir otro al lado más fuerte, más sano, y que coincida con tus objetivos”.

“Todos tendemos a pensar siempre igual, a hacerlo todo igual porque el cerebro no quiere que pienses, quiere que repitas siempre lo mismo. Este libro tiene las técnicas que te llevarán a desafiarte y cambiar”, señala.

Bachrach cree además que el coeficiente intelectual “no sirve para nada. No tiene nada que ver con los cambios. Es un concepto obsoleto, de los 80. Ahora hablamos del coeficiente de inteligencia de cambio que no está relacionado con el intelecto, sino que determina cuán inteligente eres para cambiar”.

El carácter o temperamento también están involucrados en el cambio: “Viene dado de fábrica pero se puede transformar”, aunque el cerebro se va a resistir, avisa. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…