Inicio / Entrevistas / Gerald Hüther (neurobiólogo): el amor es innato

Gerald Hüther (neurobiólogo): el amor es innato

Gerald Hüther (neurobiólogo): el amor es innato

Gerald Hüther, autor de 'La evolución del amor'. Imagen facilitada por la Obra Social 'la Caixa'.

En una entrevista con Efe, este catedrático de Ciencias Naturales y doctor en Medicina, precisa que no es lo mismo el amor que enamorarse -esto último es un sentimiento y en muchos casos temporal- y que hombres y mujeres no esperan lo mismo del amor.

Hüther también es director del Centro de Investigación de Prevención en el ámbito de la Neurobiología de las universidades de Gotinga y de Mannheim-Heidelberg, y uno de los 17 sabios que asesoran a la canciller alemana Angela Merkel, quien, según este investigador, “es muy razonable y entiende lo que se le cuenta”.

El amor es innato


Invitado por la Obra Social “la Caixa”, este experto detalla que el naturalista Charles Darwin fue el primero en intentar estudiar las raíces biológicas del amor y su importancia en la evolución.

PREGUNTA: ¿Defina usted el amor?

RESPUESTA: Es difícil. Algunos piensan que es un sentimiento y no es así, tampoco es una emoción. Es un estado en el que te encuentras. Apartarse del egocentrismo para animar al otro, desarrollar el potencial de los demás; es lo que yo llamo amor.

P: ¿Es innato?

R: Está dentro de la persona, nacemos con ello. Los niños, por ejemplo, al nacer ayudan a su madre, por lo que tienen ese amor de manera intrínseca. Sin embargo, se puede destruir, aunque nuestra biología nos permite volver a descubrirlo porque el cerebro es plástico.

P: ¿Es diferente a enamorarse?

R: Sí. Enamorarse es una emoción, que nada tiene que ver con el amor real. En algunos casos muy felices enamorarse es la primera fase y puede convertirse en amor auténtico. En muchos casos es algo temporal.

P: ¿El amor es igual en hombres y mujeres?

R: Es lo mismo aunque su manera de amar es diferente. Las mujeres, como promedio, son mucho más responsables frente a sus hijos y debido a esto se fijan más, se preocupan mucho más de las relaciones y las van a cuidar mejor.
Los criterios de selección de la pareja son también diferentes. El primer criterio de un hombre para elegir pareja será lo atractivo. Va a pensar en las mujeres más atractivas a la hora de pensar en la reproducción. El criterio de una mujer en cambio será su puesto en la sociedad, por eso los hombres se convierten más ansiosos en conseguir puestos importantes, para ser más atractivos.

P: ¿Esto evolucionará?

R: Está empezando a cambiar. Por ejemplo, en Estocolmo (Suecia) ya te encuentras que son los padres los que pasean a los niños y piden bajas prolongadas para cuidar de sus hijos. En ese país las empresas lo valoran porque pasarán por una experiencia de gran valor, que les hará mejorar en el trabajo o como líderes.

P: ¿Ha conocido a alguna persona que no sepa amar?

R: En nuestro mundo actual hay personas que han tenido experiencias tan malas con los demás que su capacidad de tener confianza en otras personas se ha perdido, pero en condiciones favorables lo pueden redescubrir y conectar lo que se había desconectado.

P: ¿Cuál es el papel de Darwin en la comprensión del amor?

R: Fue el primero en intentar estudiar las raíces biológicas del amor y su importancia en la evolución. En la lucha por la existencia no solo sobreviven los que se imponen mejor, sino que, en una fase superior del desarrollo, se imponen también aquellos que se mantienen unidos mejor que los otros, ya que se encuentran vinculados por un sentimiento común. Esto es lo que ha reconocido 150 años después de Darwin la biología moderna.

P: Es uno de los 17 sabios que asesoran a Merkel: ¿le hace caso?

R: Merkel es muy razonable entiende lo que se le cuenta. No obstante, he aprendido que el poder de los políticos a la hora de transformar en acción lo que piensan es muy limitado; están como encarcelados dentro del sistema político o de su partido.

P: ¿En su país se hace caso a la ciencia?

R: Hay dos tendencias. Una en que la ciencia se usa como herramienta para aumentar el poder político y eso yo no lo llamo ciencia, y otra ciencia necesaria para ayudar a los ciudadanos, para entender mejor el mundo que nos rodea. Para este tipo de ciencia en nuestro mundo económico hay poco margen. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…