Inicio / Entrevistas / A. Nieto (bióloga): No me gustan las discriminaciones, ni positivas ni negativas

A. Nieto (bióloga): No me gustan las discriminaciones, ni positivas ni negativas

A. Nieto (bióloga): No me gustan las discriminaciones, ni positivas ni negativas

La doctora Ángela Nieto, profesora del Instituto de Neurociencias (CSIC-UMH)

Para esta investigadora, es esencial que las mujeres tengan (primero) libertad para elegir su profesión e igualdad de oportunidades (después) para llegar a los puestos de responsabilidad, pero eso no está ocurriendo “en ningún ámbito”, ha denunciado.

En una entrevista con Efe, Nieto ha considerado que hay que poner en marcha medidas de conciliación que ayuden a las mujeres a compatibilizar maternidad y trabajo sin tener que renunciar a nada.
“Hay que establecer medidas que ayuden a las mujeres en ese momento de sus vidas -la maternidad-, que coincide además con el más productivo en términos profesionales, cuando se está avanzando en la carrera hacia los puestos de responsabilidad. Esta ayuda es fundamental”, ha dicho.

Ángela Nieto, profesora del CSIC e investigadora del Instituto de Neurociencias de Alicante, es una de las científicas de más renombre en España, especialmente conocida por sus investigaciones sobre el desarrollo embrionario, las malformaciones congénitas y el cáncer, pero también una defensora de la igualdad.

Una mudanza colectiva


Nieto (Madrid, 1960) se mudó a Alicante con todo su equipo hace cerca de 15 años en lo que ella llama “mudanza colectiva”, en la que la ayuda de todos los miembros de su equipo fue fundamental: “montamos el nuevo laboratorio en dos días”.

Después buscaron colegios, guarderías y trabajo para las parejas pero sin su apoyo, la investigación en el laboratorio no habría sido posible, asegura.

Doctora en Bioquímica y Biología Molecular, comenzó su carrera en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid y tras varios años en Alemania y Reino Unido, regresó al Instituto Cajal para dirigir un grupo de investigación sobre movimientos celulares en el desarrollo embrionario.

“Las células que conforman el embrión y que van a formar las distintas tejidos y órganos, tienen que saber qué es lo que van a hacer y hasta dónde tienen que ir para formar esos órganos”, y esos movimientos celulares “es lo que llamamos transición epitelio-mesénquima”, explica.

Pero este proceso de células viajeras es transitorio. “Ocurre en una etapa concreta y cuando las células llegan al destino el programa se apaga. Es como un interruptor que queda apagado durante toda la vida del adulto sano pero, lamentablemente, el interruptor se vuelve a encender en situaciones de distintas enfermedades con consecuencias bastante deletéreas”, agrega.

Quizás el ejemplo más emblemático de esta disfunción es la diseminación de las células del cáncer.


Células normales (izquierda) y células tumorales (derecha) (Imágenes: CSIC)


Diseminación del cáncer


“Sabemos que el cáncer comienza en un tumor primario que disemina células para colonizar otros órganos y formar la metástasis, que causan más del 90% de las muertes por cáncer”, pero ahora “estamos más centrados en estudiar no tanto la salida del tumor primario y su diseminación, sino el lugar al que llegan a colonizar para encontrar las señales que hacen que las células puedan anidar ahí e intentar bloquearlo”.
El objetivo es entender la biología de la célula del cáncer para con eso diseñar estrategias terapéuticas más eficientes.

Nieto y su equipo también están interesados en estudiar otros procesos en el embrión, por ejemplo los que determinan cómo y dónde se han de colocar los órganos para evitar malformaciones congénitas.

En 2017, su grupo de investigación definió el mecanismo que determina el posicionamiento del corazón a la izquierda, lo que ayuda a entender mejor las malformaciones cardíacas congénitas, que representan alrededor de la mitad de las malformaciones encontradas en el momento del nacimiento.

Pero todavía “queda mucho por hacer”. “Queremos saber cómo se hace de forma perfecta, cuál es el mecanismo que determina que esto funcione bien para entender mejor las malformaciones y saber cuál ha sido su causa real y ver si se puede prevenir”, concluye la investigadora.EFE
(Sin votaciones)
Cargando…