Inicio / Tecnología / Alta fidelidad con sobresaliente en diseño

Alta fidelidad con sobresaliente en diseño

EFEFUTURO.- Muchas personas pueden ir por la calle escuchando la música desde el móvil o pinchar un reproductor en un altavoz de 20 euros y ser felices así, pero a los que disfrutan de verdad con la música y a los profesionales del ramo los soportes comprimidos y los altavoces que distorsionan no les proporcionan el mínimo de calidad que fija su exigente oído. También hay quien sigue pensando que un altavoz es una caja negra con forma de cubo o prisma por donde sale el sonido con más o menos potencia.

La Feria Audio Video Multimedia Experience 2015 ha reunido en Madrid este fin de semana lo último en sonido con equipos que dejarían atónito a Mozart o Chopin si vivieran en nuestra época. El refinamiento y la calidad de los equipos domésticos y portátiles se da la mano en muchos casos con un diseño cuidado y espectacular, y también con unos precios que no están al alcance de cualquiera. Analicemos algunos de los modelos que más llaman la atención por lo que captan simultáneamente nuestros oídos y nuestra retina.



Rompiendo la geometría



La empresa danesa Scandyna ofrece con los Iconic Podspeakers una gama de altavoces con un aire de los setenta, colores como el rojo o el blanco y formas redondeadas que rompen con la estética tradicional de este tipo de productos. Su precio oscila entre los 300 y los 500 euros según el tamaño.







 


 

 


¿A Londres o a Nueva York?



De la mano de Bigben Sound llega una serie de torres multimedia con precios contenidos (130-140 euros) con diseños muy británicos o americanos ideales para casas jóvenes. Algunas de las torres están provistas de luces LED que acompañan a la música en modelos de 40 o 60 W. El diseño de la típica cabina de teléfonos es el más vendido.









 

 

 

 

 


El árbol y los “ojos” del sonido



La firma francesa Elipson ha creado un producto tan exclusivo como sorprendente. Se trata de un árbol cuyo tronco es el subwoofer y los extremos de las ramas pequeños altavoces que envuelven de música la estancia. Su precio roza los 18.000 euros. Por otra parte, también se pudo ver su gama de altavoces esféricos que pueden sostenerse en una peana o colgarse de la pared y que salen por unos 300 o 400 euros. El centro de sonido, también muy elegante, cuesta 1.000 euros.









 

 


No es “sólo” un reproductor de mp3



La calidad de sonido cuando usamos un teléfono móvil o un reproductor de mp3 convencional dista mucho del concepto de alta fidelidad. Pero, además de los superequipos para casa, existen dispositivos portátiles que ofrecen un nivel que permitirá redescubrir canciones que hemos escuchado mil veces. La serie X de FiiO ofrece reproductores que llevan una tarjeta de sonido y que leen, además de mp3 y similares, los formatos sin pérdidas más comunes como APE, FLAC, ALAC, WMA y WAV. Permite insertar tarjetas SD de hasta 128 gigas, pero conforme se popularicen tarjetas de mayor capacidad también será capaz de leerlas. El tope de gama (700 euros) permite instalar Apps de Android, pero los más sencillos, como el X1 parten de los 100 euros y su manejo es muy intuitivo, como el de los originales iPod de Apple.







 

 

Auriculares personalizados



El mundo de los auriculares ha experimentado un auge sin precedentes. Entre los modelos de vanguardia destaca el HIFIMAN HE1000, con un diseño arriesgado pero atractivo y un precio de 3.500 euros, que ya está bien para unos auriculares. También sorprende la gama Crossfade de V-Moda, que permite una gran personalización con sus cubiertas intercambiables.










 

 

El mejor inalámbrico



En la última feria CES de Las Vegas, el Devialet Phantom fue calificado como uno de los mejores altavoces inalámbricos del mundo. Su diseño es futurista esconde patentes propias y es capaz de reproducir frecuencias de altavoces de tamaño 20 veces superior, desde un subgrave de 16Hz a ultrasonidos de 25.000. De 1.700 a 2.000 euros en función del acabado.










 

 

Escultura musical



Tiene muchos años, pero sigue sorprendiendo. La Nautilus no es una caja acústica ordinaria ni en su forma ni en su interior. No se trata sólo de diseño, sino que Bowers & Wilkins busca eliminar cualquier distorsión y para ello ha empleado muchas horas de investigación en laboratorio. Desde luego es un auténtico icono con forma de caracola que ha recibido algunos premios y cuesta unos 65.000 euros la pareja.


 

 

 

 

 

 


Un equipo de 250.000 euros




 

 

Un equipo de Alta Fidelidad de excepción, basado en los altavoces Lilium y amplificación D´Agostino promete alta fidelidad de máxima calidad.. El precio aproximado incluyendo cables alcanza los 250.000 euros.
(Sin votaciones)
Cargando…