Inicio / Tecnología / Analizamos el Vexia Portablet Core M

Analizamos el Vexia Portablet Core M

R. Marina // Madrid.- Tomemos varias premisas con las que la mayor parte de los usuarios están de acuerdo. Primero, un portátil es una buena herramienta de trabajo, pero no es todo lo ligero que querríamos y su autonomía, a pleno uso, bajará seguramente de las 4 horas. Segundo, una tableta es mucho más transportable, pero su uso profesional no va más allá de moverse por Internet y usar aplicaciones de productividad, pero redactar un informe, editar un vídeo… son tareas que sin un teclado físico, ratón, etc se antojan más complicadas.


Hace un tiempo que encontramos en el mercado productos  híbridos que intentan aunar lo mejor de uno y otro mundo. Tenemos portátiles convertibles, cuya pantalla gira 360 grados y se pliega sobre el teclado, portátiles “ultraslim” muy ligeros y otros modelos en los que teclado y pantalla se separan  con lo que tenemos en ocasiones una tableta y en ocasiones algo parecido a un PC. Un equipo de este grupo es el que analizamos hoy. Las dudas del usuario son muy claras ¿equivale a tener un portátil y una tableta? Es decir, ¿tiene lo mejor de ambos productos? ¿Resultará útil de verdad?, ¿No será frágil y endeble?

Aquí están algunas respuestas a esos interrogantes. Hemos probado a fondo uno el Portablet Vexia Core M, un buen representante de esta gama con un precio, además, bastante ajustado, unos 700 euros. En el vídeo se aprecian bien todas sus características, pero cabe resaltar que estamos ante una tableta bastante robusta, que se une a un teclado muy fino que es lo que protege de paso la pantalla ante ralladuras cuando está recogido. Ambos componentes se unen mediante un potente imán que encaja perfectamente sólo con acercarlo y al plegarse es como si lleváramos un libro bajo el brazo, no resulta pesado ni incómodo y en una cartera o mochila apenas notaremos su peso.

Nueve horas de autonomía

Sin salir del apartado físico, antes de entrar en detalles técnicos, su teclado es cómodo y cuenta con un “touchpad”, pero está claro que nunca alcanzaremos las velocidades de escritura que tenemos con un portátil tradicional y por supuesto con un teclado de PC de sobremesa. Aun así, se mecanografía bastante bien. Para un profesional que deba desplazarse a menudo, trabajaren trenes, aviones  y cafeterías, la portabilidad y la comodidad que ofrece no se la va a dar un portátil y desde luego lo que no le va a ofrecer su “laptop” habitual son  ocho o nueve horas de batería.

En la parte superior tiene conexión USB3.0, salida HDMI, auriculares, ranura para tarjeta SIM y micro SD para aumentar su memoria interna de 64 Gb. Cuenta con 4 gigas de RAM y un procesador Intel Core M 5Y10. Tras un uso bastante intenso, el equipo ha rendido perfectamente con muchas aplicaciones y software funcionando de forma simultánea. Es ágil y potente. Al final, la clave de que pueda presumir de prestar un servicio profesional reside en el hecho de estar equipado con Windows 8.1. y todo lo que eso implica para un entorno de trabajo estándar (Office, Correo Outlook, la instalación de software no disponible para Android…).

La pantalla sería el punto más débil del equipo, con 11,6 pulgadas de tamaño y una resolución de 1366 x 768 px. Las cámaras delantera y trasera son de 2 y 5 megapíxeles respectivamente.

El dock es la clave

Sin embargo, con todas las bondades descritas, lo más valorado del equipo y que le va a distinguir de la competencia es que el fabricante español ha incluido en el precio final un elemento clave para que el Portablet Core M alcance las mayores cotas de versatilidad. Y es que viene de serie con una estación de carga que es mucho más que eso. El dock que incluye nos sirve para colocar la tableta y que se cargue, además de usarla cómodamente apoyada sobre él. Pero además, éste cuenta con dos puertos USB. Si unimos esos conectores al HDMI de la Tablet entonces lo que podemos hacer es conectarle un ratón, un teclado y un monitor grande y ¿qué tenemos? Pues un PC de sobremesa con doble pantalla muy útil, por ejemplo, en labores de edición de vídeo y en tantos otros cometidos. También podemos conectarle un disco duro externo y necesitamos más memoria.

Con el dock incluido, el conjunto no puede ser más completo y muchos usuarios verán en estos híbridos un buen aliado en el ocio y el trabajo.
(Sin votaciones)
Cargando…