Inicio / Tecnología / Ingeniero valenciano en Japón: “Si pudiera tener lo mismo, aceptaría volver”

Ingeniero valenciano en Japón: “Si pudiera tener lo mismo, aceptaría volver”

“Si pudiera tener aquí lo mismo que tengo en Japón, por supuesto que aceptaría volver”, afirma Eduardo Castelló, un joven ingeniero valenciano que se trasladó a Londres y después a Japón para especializarse en la industria robótica.

Una mujer juega con dos robots PLEO comercializados por usiness Design Laboratory Co., durante una rueda de prensa en Tokio. EFE/Everett Kennedy Brown

Castelló ha relatado a la Agencia EFE, antes de pronunciar una conferencia sobre los robots y su uso en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA) en Valencia, que en su trabajo intentan mejorar la calidad de vida de los japoneses a través de los robots.
Trabajar en Japón le ha hecho ver el abismo tecnológico que existe entre Europa y el país nipón, donde se ha sabido adaptarse a las nuevas tecnologías en parte gracias a su cultura.

Castelló explica que la religión de los japoneses, el sintoísmo, establece que cualquier cosa puede tener alma, y puede ser una fuerza del Universo.

“Para ellos el mundo de los robots no es algo tan extraño, lo ven como una herramienta, mientras que a nosotros un robot con apariencia humana nos causa cierto repelús”, recalca Castelló.

Además la tecnología está favorecida por la inversión del Gobierno en materia de investigación y desarrollo, y las universidades son también un agente importante.

Para el ingeniero, este apoyo es un ejemplo muy interesante para países como España, donde la universidad tiene que dar un paso adelante “para reformarse y ser eficiente”.

“Si España continua siendo un país de servicios, dentro de cincuenta años nos seguiremos quejando y no habremos avanzado nada”, comenta.

Actualmente, la industria robótica está centrada en la fabricación de máquinas que sirvan para hacer aquellas cosas que el ser humano no puede y también busca potenciar el uso de los robots de compañía.

Según Castelló, a los investigadores aún les queda un duro trabajo para “promocionar las cosas que hacemos y contar los beneficios que tienen en los distintos aspectos de la vida”.

Entre los retos que se le plantean a este sector tecnológico, Castelló cree que el problema principal pertenece a los humanos. “Hay que ver a los robots como una herramienta que nos facilita la vida y quitarnos clichés de encima”, añade. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…