Inicio / Tecnología / La triste historia de Valca, una historia española que terminó mal

La triste historia de Valca, una historia española que terminó mal

Puede parecer exagerado recurrir a Jaime Gil de Biedma y su poética afirmación de que la historia de España es la más triste de todas las Historias porque siempre termina mal, para recordar la evolución de Valca, una marca de películas hispana que, para no ser menos, acabó mal.


Valca fue una próspera empresa que tenía su sede social en Bilbao y su fábrica en Burgos, en el Valle de Mena y que desde 1940 se dedicó a la producción de negativos.

Lo que hace que la historia de este empresa sea especialmente triste es que su cierre, del que se cumplen este mismo mes 20 años, se pudo evitar perfectamente.

Valca, que se llamó así porque su fábrica estaba en el Valle por el discurre el río Cadagua, muy próximo al País vasco, era un productor de negativos para fotografía y también para radiografías; tenía una importante presencia exterior y si no pudo seguir adelante fue, como en tantas otras ocasiones, por la falta de interés de empresarios y políticos.

Comenzó su producción en 1940, con el capital aportado por cuatro familias vascas y durante muchos años sus productos fueron muy útiles para los aficionados españoles a la fotografía, pero no solo a ellos.

La empresa logró hacerse con un importante hueco en el mercado de venta de negativos de radiología, con exportaciones a mercados como los Estados Unidos. En total la exportación era más del 60 por ciento de la producción.

Todo marchó bien hasta que en 1991 empezaron los problemas serios.

 

Según han relatado a EFEfuturo algunos protagonistas de aquella historia el problema principal fue de gestión, porque la capacidad de producción estaba, en el momento del cierre, intacta; había pendientes pedidos que no se podían atender por falta de materia prima.

 

Lo importante de Valca es que fue durante muchos años una alternativa a las marcas de películas extranjeras que eran entonces bastante más caras para el bolsillo de los españoles.

Y lo que hace que la historia de esta empresa sea especialmente triste es que su cierre, del que se cumplen este mismo mes 20 años, se pudo evitar perfectamente.

Valca, como otras empresas dedicadas en España a la fotografía tuvo una vida relativamente corta y, como pasó en el caso de Certex y en el de Negra Industrial, otra gran productor de negativos, fueron víctimas del escaso apego que este país siente por el I+D+i.EFE

 
(Sin votaciones)
Cargando…