Inicio / Tecnología / La vida te da sorpresas … y también la tecnología

La vida te da sorpresas … y también la tecnología

A estas alturas de la película nadie duda ya de que la fotografía, entre aficionados, está en una época de “risorgimento” que lleva necesariamente a “aggiornamento”, o lo que es lo mismo a una importante competencia entre las empresas fabricantes de cámaras para captar clientes.

Foto de la web de la compañía.


Los clásicos, esos que ya tienen años de historia y prestigio a sus espaldas, lanzan productos de alta calidad tanto para los iniciados como paro los iniciáticos, mientras que los que son algo más modernos, con menos tradición, usan la imaginación para ganar más adeptos, también entre esos dos grupos de usuarios.

Pero, ¿y los fabricantes nuevos, los que carecen de experiencia y tradición? Este es el caso de BenQ, una empresa de Taiwán que se ha metido en el competitivo mundo de la fotografía digital y que ya ha presentado varios modelos, desde compactas muy sencillas y básicas, hasta las algo más sofisticadas cámaras “puente”.

Entre estas últimas está la BenQ GH800 una cámara de 18 megapixels y un sensor Sony, que causa muy buenas sensaciones y que puede ser una opción muy interesante para quienes quieran empezar en la fotografía digital y no hacer un desembolso excesivo.

Una de las mayores virtudes de este dispositivo es que resulta muy sencillo de usar, incluso en el modo manual, porque la elección de velocidad de obturación y apertura del diafragma se hace con un simple toque en un botón situado en la parte posterior de la cámara y una rueda que va indicando los valores. Así de fácil.

Por supuesto, se puede optar, desde la rueda situada en la parte superior del cuerpo, por el modo automático, las prioridades de abertura o bien obturación, escenas o modo inteligente y, faltaría más, vídeo.
También se pueden tomar imágenes en ojo de pez, panorámicas, blanco y negro e incluso en imitación lomográfica.

La apertura está en un rango que va de f3,4 hasta f8,6 y la obturación de 15 segundos hasta 1/2000.
La sensibilidad también se selecciona desde la parte trasera y, curiosamente, va desde 160 (demasiado alto) hasta un exagerado 12.800.

El zoom óptico tiene un aumento de 36 aumentos (810 en 35 mm) y la correspondiente estabilización para mejorar la nitidez y evitar los desenfoques.
Afortunadamente incorpora un visor electrónico, lo que es muy de agradecer. El flash está incorporado en el cuerpo de la cámara. El archivo de imágenes es Jpeg y no dispone de Raw.

La pantalla abatible es de un tamaño generoso y bastante luminosa.
Una de las cosas que más llama la atención de esta cámara es la función de disparo inteligente. En el caso de fotografías nocturnas, por ejemplo, es muy útil y se pueden lograr algunas tomas de bastante calidad.

En resumen, la llegada de esta cámara animará un mercado en el que ya hay mucha competencia y servirá para poner al alcance de los usuarios un producto muy aceptable y a un precio asequible, de unos 300 euros, con un diseño agradable, poco peso y muy cómoda de llevar. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…