Inicio / Tecnología / Los detectores electrónicos de exceso de sal, un aliado anti infartos

Los detectores electrónicos de exceso de sal, un aliado anti infartos

R. Marina para EFEFUTURO.- Un nuevo estudio, presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA, en sus siglas en inglés) demuestra la utilidad de una serie de dispositivos electrónicos que detectan si un plato presenta un exceso de sal. “El dispositivo mide la cantidad de sal disuelta en la comida.

EFEfuturo.- Un nuevo estudio, presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA, en sus siglas en inglés) demuestra la utilidad de detectores electrónicos de exceso de sal

EFEfuturo.- Un nuevo estudio, presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA, en sus siglas en inglés) demuestra la utilidad de detectores electrónicos de exceso de sal

Ante el mismo plato, el gusto de una persona puede determinar que una comida está sosa mientras que para otra puede resultar salada. Son parámetros subjetivos y personales. Pero cuando un individuo debe tomar una dieta baja en sodio por prescripción médica -por ejemplo tras haber sufrido un episodio cardíaco o por sus elevados niveles de presión arterial-, la tasa de fracaso es alta y muchos echan de menos el salero y se sienten frustrados. El hecho de no seguir esas pautas suele ser causa frecuente de exacerbación del problema de corazón y nuevas hospitalizaciones.

Con el objetivo de que el enfermo coma con menos sal, especialistas de todo tipo llevan tiempo persiguiendo la mejor estrategia posible. También hay que tener en cuenta que con la edad los patrones del gusto se ven alterados. En cualquier caso el éxito pasa por implicar a la familia, cuando todos adecúan su ingesta de sal a las necesidades del paciente, a éste le cuesta menos llevar una dieta más sana. Un nuevo estudio, presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA, en sus siglas en inglés) demuestra la utilidad de una serie de dispositivos electrónicos que detectan si un plato presenta un exceso de sal. “El dispositivo mide la cantidad de sal disuelta en la comida. Los participantes en el estudio lo utilizaron para evitar platos con un exceso de sal y tenían unos objetivos semanales de consumo. Poco a poco van graduando los niveles de sodio en la dieta. Nuestro trabajo revela que el seguimiento de una dieta baja en sodio por parte de todos los miembros de la familia mejora la adherencia del paciente al que sí le ha prescrito una dieta de este tipo por motivos de salud”, explica a EFE Futuro Misook L. Chung, profesora de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Kentucky (EE.UU.) y autora principal del estudio.


Toda esta intervención no supone una carga para los allegados, ni un desembolso económico elevado. “El dispositivo –añade Chung- cuesta entre 30 y 80 euros- dependiendo de la marca. Es algo que podría usar cualquier familia que necesite comer con poca sal”. De hecho, es posible adquirir uno de estos aparatos en tiendas online sin ningún problema. Desde un punto de vista meramente técnico, se trata de tecnología japonesa que se presenta en forma de cuchara o como una especie de termómetro con un sensor en el extremo que se pone en contacto con la comida y muestra el nivel de sal mediante un indicador luminoso en el mango, normalmente en porcentaje. De un vistazo, observando dónde está la lucecita LED resulta sencillo hacerse a la idea de si se nos ha ido la mano con el salero.


Los resultados del estudio llevado a cabo por Chung y su equipo reflejan una reducción objetiva de la presencia de sodio medido en la orina en el grupo de pacientes y familiares que usaron esta “lengua” electrónica, también un mayor nivel de su grado de satisfacción con las comidas que ingieren (puntuación de 7,9 sobre 10), un aumento de su habilidad para detectar de forma natural alimentos con un exceso de sal –lo dice el 90% de los pacientes-, facilidad de uso de los dispositivos y los cuidadores, además, no lo perciben como una carga o exceso de trabajo.


Así que la conclusión de los autores es que esta intervención familiar, que no sólo se basa en el dispositivo, sino que va acompañada de pautas educativas, proporciona adherencia a las dietas hiposódicas, aunque será necesario reproducir la investigación con un número mayor de pacientes en un ensayo a gran escala.



EFEfuturo.-

(Sin votaciones)
Cargando…