Inicio / Tecnología / Samsung NX300: pensada para casi todos

Samsung NX300: pensada para casi todos

Se esperaba con interés en el mercado español la NX300, cámara sin espejo de la coreana Samsung, precedida de bastantes comentarios positivos en el momento de su lanzamiento que tuvo un amplio eco.



Lo cierto es que este dispositivo, último de la familia NX, causa buena impresión por su diseño, elegante y en cierta línea “retro” que ahora muy en boga.

Igualmente sus prestaciones son muy aceptables, especialmente en algunos campos, como en enfoque y, aunque eso ya eso no es novedad, con la opción de conectividad a doble banda.

En la presentación madrileña de la cámara se pudieron ver algunas cosas interesantes: se puede disparar desde un dispositivo móvil, lo que facilita algunos trabajos en situaciones complicadas.

Otro especto muy destacable es el sistema de un solo click que ajusta las funciones para facilitar el uso de la cámara ya que permite hacerlo de forma muy rápida y sencilla.

Sin que llegue a ser pesada, es verdad que en comparación con otros dispositivos, resulta algo menos liviana como consecuencia de los materiales, como el aluminio, que se han usado con cierta intensidad.

Una novedad significativa es que se pueden tomar imágenes en 3D con el objetivo correspondiente.

Los mandos están bien colocados, son fáciles de interpretar y con las funciones esenciales al alcance la mano sin más complicaciones ni necesidad de búsquedas complicadas. Así ocurre con el ISO, el disparo continuo y el temporizador entre otros.

La nitidez de la imagen es de gran calidad, incluso cuando se usa un ISO alto (por encima de 800), donde los resultados son muy aceptables.

Sin embargo hay que poner un reparo significativo: carece de visor, una carencia que ha sido comentada por la mayor parte de los analistas y que resulta extraño.

Al no tener visor hacer fotografías con una luz intensa se complica de forma que puede llegar a ser muy significativa, algo ciertamente incomprensible en una cámara con estas aspiraciones.

Tampoco es muy cómoda la recarga de la batería que hay que hacerla dentro de la propia cámara al no tener cargador externo. El flash tampoco está integrado en el cuerpo de la cámara y hay que colocarlo en su zapata correspondiente, algo que tampoco ha tenido buena acogida.

En resumen una opción interesante para quienes quieran tener una conectividad más potente y versátil y algo menos competitiva en relación con otros dispositivos de sus segmento.
(Sin votaciones)
Cargando…