Inicio / Tecnología / Tecnología de realidad virtual para concienciar sobre redes o prevenir acoso

Tecnología de realidad virtual para concienciar sobre redes o prevenir acoso

La asociación cultural y social Trib-Arte apuesta por integrar en el sistema educativo las nuevas tecnologías con herramientas como las gafas de realidad virtual para “enganchar” a los adolescentes y concienciar sobre el uso de las redes sociales o prevenir el acoso escolar.

Una mujer utiliza unas gafas de realidad virtual durante el World Congress (MWC).EFE/ Yonhap

Dos miembros de esta entidad, el trabajador social canario Roberto Abelleira y el desarrollador informático asturiano Javier Romera, han participado en Logroño en el seminario internacional “Jóvenes. Realidades diversas. Respuestas profesionales”, organizado por la Fundación Pioneros.

Ambos ofrecieron el taller interactivo “Experiencias educativas virtuales, emociones reales”, cuyo objetivo es ofrecer herramientas a los profesionales educativos a generar curiosidad, atención y motivación entre los adolescentes, según han explicado a Efe.

Romera ha precisado que utilizan la tecnología para que “la gente entienda el lenguaje universal: el de las emociones y la experiencia”.



Tecnología y valores


Esta asociación -formada en Las Palmas de Gran Canaria por un equipo de profesionales del ámbito educativo, social y artístico- basa sus proyectos en “la tecnología, los valores y las personas”, aunque ha precisado que cada uno sus trabajos son “personalizados” y se adapta a los participantes.

Abelleira ha precisado que no utilizan los recursos tecnológicos más potentes y novedosos, pero siempre los emplean en el ámbito educativo como instrumento para desarrollar acciones de sensibilización.

“Mientras los centros educativos privados tienen las nuevas tecnologías como parte de su currículo, los centros públicos ni huelen estos recursos, por lo que hay un abismo insalvable entre la preparación digital de ambos alumnados, que después repercute en el mundo laboral”, ha constatado.



Por ello, Trib-Arte apostó por el uso de una tecnología “accesible, útil y barata” para que los centros educativos públicos pudieran aplicar al aula estos recursos.

En la piel de la víctima


Entre los últimos proyectos pedagógicos que han desarrollado, Romera ha citado la escenificación de una situación violenta vivida por los adolescentes desde tres puntos de vista diferentes: como observador, víctima y maltratador, que después se “revive” con las gafas de realidad virtual.

Esto permite a un acosador ponerse “en la piel” de una víctima, pero para “captar la atención de los jóvenes” tienen que usar las gafas “como excusa” y, después, mantener la tensión y la “curiosidad ” durante toda la sesión educativa, en la que se trabajan otros valores.

Esta técnica la han usado para prevenir el acoso escolar y para trabajar en casos de violencia filioparental, ha detallado Abelleira, pero se podría aplicar a cualquier tipo de conducta violenta.
Además, en la actualidad desarrollan otro proyecto educativo para, a través de un juego virtual, sensibilizar a los adolescentes sobre la situación los refugiados, un fenómeno global que trabajan a nivel local.

“El sistema educativo actualmente utiliza formatos del siglo XX para resolver situaciones del siglo XXI con las herramientas del siglo pasado, por lo que Trib-Arte se ha planteado otra forma de hacer las cosas”, ha explicado.



Así, ha detallado que los profesores, que son “inmigrantes digitales” están formando a los “nativos digitales”, quienes tienen más información, predisposición y actitud para utilizar las nuevas tecnologías.

Formar a los formadores


Por ello, Romera ha explicado que en Trib-Arte también se encargan de “formar, apoyar y asesorar” al profesorado, porque su capacidad pedagógica del siglo pasado “ya no vale” para captar la atención de los estudiantes.

Trib-Arte también ha usado las gafas de realidad virtual como medio para generar emociones entre ancianos con Alzheimer, a quienes pusieron fotos de diferentes etapas de su vida.

Además, fruto de la casualidad, hace tres años conocieron a Horacio Dorta, un señor de más de setenta años quien era el último canario que conocía el método de las cabañuelas marinas como medio de predicción meteorológica, por lo que decidieron grabar sus conocimientos para que no se perdiera esta tradición oral.

Gracias a este encuentro nació el “Proyecto Globe”, que se ha aplicado en los centros educativos de Tenerife, que además permitió la recuperación del patrimonio histórico cultural de Canarias a través de las nuevas tecnologías.
(Sin votaciones)
Cargando…