Inicio / Tecnología / Análisis del Toshiba Satellite Click Mini, pequeño y versátil convertible

Análisis del Toshiba Satellite Click Mini, pequeño y versátil convertible

EFEFUTURO.- Muchos recordarán el efímero momento de gloria que vivieron los netbooks, esos miniportátiles que podían llevarse a todas partes y que casi cabían en un bolso femenino. A la velocidad que se mueve la informática su vida fue, como la de un cantante de rock, corta pero intensa, pues la aparición de las tabletas (especialmente el primer iPad) hizo que los consumidores dieran la espalda al segmento.

 

Hoy tampoco parece que despegue la apuesta de los portátiles convertibles, es decir, aquellos que permiten extraer la pantalla del teclado y usar esta como una tableta. Pero desde luego lo que sí supone una “rara avis” es un equipo con esa filosofía, pero unas dimensiones muy reducidas.

Así es el Toshiba Satellite Click Mini al que hemos querido acercarnos para juzgar sus posibilidades y gratamente podemos alabar su versatilidad. No es un equipo para cualquiera, pero seguro que más de uno puede valorar positivamente sus tres cualidades con las que busca pelear en un mercado tan diversificado y competitivo. Por una parte, es relativamente pequeño y ligero (la pantalla es como una Tablet de 8,9 pulgadas) ; además, tiene resolución Full HD en un panel IPS y, por último, cuenta con una doble batería que nos permitirá usarlo algo más de 12 horas.

Evidentemente, éste no puede ser nuestro ordenador de cabecera, sino una máquina para llevar encima sin que nos moleste demasiado.

Por ejemplo, puede ser un buen aliado del estudiante universitario, de un periodista o de alguien que deba asistir a muchas reuniones fuera de la empresa. La única manera de comprobar a ciencia cierta si podía rendir en estas circunstancias era una prueba de campo en condiciones, así que lo hemos llevado a darlo todo a un congreso de tres días en el que hubo que tomar muchas notas, publicar en redes sociales y manejar imágenes. El escenario exigía moverse constantemente entre las distintas salas de conferencias, una sala de prensa y la habitación del hotel.

Lo primero que piensa uno con equipos de reducidas dimensiones es que no se podrá escribir con tanta agilidad en un teclado tan pequeño. Pero si bien el teclado es compacto, no se lleva tanto con el típico teclado Wireless de Apple, por ejemplo.

El equipo viene preparado para actualizarse a Windows 10 y en este sentido podemos instalar el software que tengamos en cualquier sobremesa o portátil. Para separar teclado y pantalla basta con pulsar un botón y así podemos usarlo en modo Tablet si lo que queremos es navegar o ver vídeos o fotos.

Lo de la doble batería también es una solución interesante para lograr esa gran autonomía. Sorprende un detalle nimio, que es que no hayan pensado en el típico LED que cambia de naranja o rojo a verde cuando el equipo está cargado. No hay manera de saber si ya está a tope de batería con el ordenador plegado. Hay que abrirlo y darle al botón de encendido para comprobar la progresión de la carga. Pequeño despiste de Toshiba.

La resolución de pantalla de 1.920×1.200 píxeles es otro punto a su favor. En el uso diario sorprende la naturalidad con que hay acciones que llevamos a cabo con el teclado y un segundo después estamos haciendo un rápido “scroll” con el dedo en la pantalla táctil. Este gesto, que es un poco antinatural en otros portátiles con pantalla táctil y dimensiones más estandarizadas, en este caso resulta intuitivo y sale de dentro, sin pensar. Su Touch Pad es bastante sensible y ayuda a un manejo en general muy ágil.

El procesador del equipo es un Intel Atom Quad Core a 1.33GHz, tiene 2 gigas de memoria RAM y 32 de almacenamiento interno. Destacan también sus conexiones y puertos: USB 2.0, micro USB, salida HDMI y lector de tarjetas SD y otro para micro SD. Respecto a las cámaras, no es un apartado donde vayamos a quedarnos boqueabiertos. Contamos con una frontal de 5 megapíxeles para videoconferencia, por ejemplo, una otra de 2 en la tapa. Hoy en día esas capacidades quedan a años luz de las que ofrecen los teléfonos, si bien no es el mismo uso el que se le va a dar.

Sin ser un superventas, puede que el Satellite Click Mini se convierta en un buen compañero de viaje de algunas personas en su día a día, sobre todo si una tablet no llega a poder darte una solución profesional 100%, lo que pasaría con una con sistema Android o un iPad, que fuera de navegación y visionado no se comportan como un ordenador (básicamente porque se trata de otro producto); y también si un portátil de 13 o 15 pulgadas le resulta demasiado pesado y voluminoso para acarrearlo siempre encima. Es decir, hay un pequeño hueco de mercado, aunque el público no apuesta por los netbooks, segmento del que muchos salieron decepcionados. Este equipo es una apuesta diferente, tiene potencia y usabilidad.

Precio: 329 euros

Lo mejor:


-El teclado permite escribir con agilidad y el touch pad responde muy bien

-La resolución de pantalla

-Las dos baterías y su gran autonomía

Lo peor:


– Podía ser un poco más ligero para sus dimensiones

-No indica cuándo la batería se ha cargado

-Ya puestos, podría tener mejores cámaras.

 Especificaciones:


Procesador: Intel® Atom? 1.33 GHz

Sistema operativo: Windows 8, actualizable a Windows 10

Color: Blanco perla

Disco duro sólido: 32 Gb

Memoria RAM: 2 Gb

Pantalla: 8,9 pulgadas

Resolución: 1920×1200

Conexiones: Micro HDMI, micro USB, USB, SD, micro SD

Cámaras: Frontal 5 megapíxeles, trasera de 2 megapíxeles

Teclado: 64 teclas

Dimensiones: 235×170.6×19.9 (con tableta y teclado)

Peso: tableta: 472 g.; sistema completo: 978 g.

 

(Sin votaciones)
Cargando…